El gigante del fútbol americano al que no le dejan homenajear a su madre muerta

La NFL tiene durante todo el mes de octubre la campaña para la prevención del cáncer de seno, pero a DeAngelo Williams no le permitió usar una prenda rosa

Guía de Regalos

El gigante del fútbol americano al que no le dejan homenajear a su madre muerta
Además de las rastas, Williams decidió poner en la pintura negra antirreflejante que llevan varios jugadores debajo de los ojos un sencillo mensaje escrito en rosado: "Encontraremos la cura".
Foto: Getty Images

En menos de dos años, DeAngelo Williams, corredor del equipo de Fútbol Americano los Steelers de Pittsburgh, perdió a cuatro de sus tías por causa del cáncer de seno.

Por eso era habitual verlo en televisión armado de camisetas rosas y otros accesorios del color que simboliza la lucha contra el cáncer de mama, para apoyar las campañas de prevención.

Pero en mayo del año pasado esta enfermedad le asestó un golpe fatal: su madre, Sandra Hill, murió a los 53 años, después de diez años de batallar contra el cáncer.

Entonces Williams, uno de los mejores corredores de la Liga, decidió redoblar su apuesta: a principios de la temporada le solicitó a la National Football Asociation (NFL) la autorización para vestir durante todo el año una prenda rosada en honor de su madre.

LEE: El retorno de ‘Big Ben’ les cambia el panorama a los Steelers

Sin embargo, la respuesta de la NFL, según reportes de los medios de comunicación estadounidenses, fue un no rotundo.

El vicepresidente de la liga, Troy Vincent, llamó a Williams para explicarle que no podían acceder a su petición porque violaba la política de uniformes.

Y citó el artículo segundo de la cuarta sección del capítulo quinto del reglamento de la NFL que ordena: “Cada jugador de cada equipo debe vestir los mismos colores en su uniforme que los otros jugadores en cada juego“.

Rastas rosadas

Lo curioso es que esta batalla de uniformes, campañas y homenajes ocurre justo cuando finaliza el mes en que la NFL dedica todo su esfuerzo a visualizar la lucha contra el cáncer de mama.

Durante octubre todos los equipos visten alguna prenda rosa, el logotipo de la NFL en su página de Internet está adornado por una cinta rosada y todos los miembros de la liga hacen parte de la campaña llamada A crucial catch (“Una agarrada crucial”) para fomentar la prevención de la enfermedad.

Lo que pasa es que para mí esto no es algo de octubre o de un año, para mí es un estilo de vida“, le dijo Williams a la cadena ESPN.

Pero decidió que, a pesar de la negativa de la liga de permitirle vestir algo rosado, no dejaría de homenajear a su madre durante la temporada.

Y lo hizo con su pelo y su rostro.

Además de continuar pintándose las puntas de su larga cabellera de color rosado, Williams decidió poner en la pintura negra antirreflejante que llevan varios jugadores debajo de los ojos un sencillo mensaje escrito en rosado: “Encontraremos la cura”.

Multados por recordar a sus madres

Pero, de nuevo, el gesto no le gustó a la NFL, que esta semana decidió multar a Williams con $5,727 por violar la política de uniformes.

Únicamente se pueden llevar mensajes en la marcas negras si son provistas de forma gratuita por la liga“, explicó la NFL en el informe donde comunicaba la multa.

No sólo fue Williams que recibió una penalización por su idea de recordar a su madre: el esquinero del mismo equipo, William Gay, fue multado por la misma cifra después de utilizar botines color violeta en apoyo a la campaña de prevención de la violencia doméstica.

La madre de Gay fue asesinada por su marido cuando el jugador tenía apenas 7 años.

Lo cierto es que varios analistas coinciden en que las decisiones de la NFL están basadas en el criterio de evitar que los uniformes se conviertan en vehículos de promoción de artículos deportivos.

Y no contemplan excepciones para causas sin fines de lucro.

No quiero vender nada, sólo deseo recordar a mi madre con un objetivo claro“, dijo el jugador cuando fue interrogado sobre si existía algún interés comercial detrás de su empeño.

Pero el corredor de los Steelers no cede en su objetivo, a pesar de las negativas de la Liga.

En días pasados anunció la compra de 53 mamógrafos (en honor a la edad en que murió su madre) para donarlos a los hospitales de las ciudades de Charlotte (lugar donde jugó durante nueve temporadas para las Panteras) y Pittsburgh, donde juega actualmente.