Encuentran a niño secuestrado 13 años después… con su padre

Julián Hernández descubrió su trágica historia cuando se percató que su nombre y su número de Seguro Social no coincidían
Encuentran a niño secuestrado 13 años después… con su padre
Julián Hernández fue secuestrado por su padre cuando tenía 5 años de edad, ahora tiene 18.
Foto: Cortesía / Centro Nacional de Niños Desaparecidos

Un adolescente de 18 años de edad que vivió 13 años en Cleveland sin saber quién era en realidad, descubrió durante su proceso de aplicación para ingresar a la universidad que su nombre es Julián Hernández, que su verdadera madre vive en Alabama y que, cuando tenía 5 años, fue secuestrado por su padre.

Ahora Julián, en su último grado de preparatoria tendrá que decidir si regresa a Vestavia Hills al lado de su madre, quien nunca se rindió en su búsqueda o continúa con su vida en Cleveland.

“Ahora tiene 18 y es un adulto, él puede decidir si quiere regresar”, dijo durante una conferencia de prensa el lugarteniente Johnny Evans, de la Policía de Vestivia Hills.

El padre, Bobby Hernández, de 53 años, permanecía ayer en la cárcel del Condado de Cuyahoga con un cargo por manipulación de registros por haber dado información falsa a la Oficina de Vehículos Motorizados de Ohio para obtener una licencia de manejo en 2012, por lo que se le ha fijado una fianza de $250,000.

Evans dijo que los detectives están buscando una orden judicial contra Bobby en el condado de Jefferson por interferencia de custodia de los hijos, aunque no se esperan cargos federales.

Lo llevaría a la escuela y nunca regresó

La vida de Julián comenzó a cambiar en agosto de 2002 cuando, según las autoridades, Bobby fue a Vestavia Hills donde su hijo vivía al lado de su madre, con quien nunca se casó -no había ningún proceso de custodia abierto- y le pidió permiso para llevar al chico a la escuela y huyó con él. La madre lo reportó como desaparecido el 28 de agosto de ese año.

Bobby Hernández, padre de Julián.
Bobby Hernández, padre de Julián.

Para entonces, el padre había vaciado sus cuentas bancarias, de acuerdo con The Charley Project, una organización que lleva una base de datos de personas desaparecidas. Desde entonces el caso había permanecido abierto.

Solo ‘tips’ que llevaban a un punto muerto

“Siempre asumimos que sería un caso local”, dijo Evans. “Cuando recibimos la llamada el lunes y supimos que él había asumido otra identidad, que había vivido en Cleveland por 13 años, fue algo extraño”.

“Generalmente recibimos muchos de estos casos donde hay papeles de custodia redactados y alguien no regresa al menor en el tiempo designado”, explicó Evans. “Normalmente podemos contactar a esa persona y los traen de regreso. Nosotros no teníamos información de esta persona [Bobby Hernández]”.

Evans explicó que habían recibido cientos de ‘tips’ sobre el supuesto paradero de Julián, desde Florida hasta del exterior del país, como Canadá, pero todos llevaban a un punto muerto. “Hasta que recibimos esta llamada el lunes”, dijo Evans.

Una llamada que cambió todo

El caso reventó la semana pasada cuando Vicki Anderson, agente especial del FBI en Cleveland, División Ohio, recibió una llamada el pasado 30 de octubre informando que un adolescente en una escuela local pudiera ser un niño desaparecido en Alabama. Los agentes federales entraron en contacto con el Departamento de Policía de Vestavia Hills y con el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados.

El lunes, las autoridades confirmaron que el joven es Julián Hernández. “Se fueron y hablaron con él, y hablaron con el padre, y fue entonces cuando se hizo la identificación ”, dijo el detective.

Fue durante el proceso de aplicación para ingresar a la universidad que un consejero escolar, usando su número de seguro social, descubrió el vínculo. “Ahí es cuando el rompecabezas comenzó a tomar forma”, dijo Evans.

La madre nunca se rindió

La madre de Julián, acostumbrada durante todos estos años a las falsas esperanzas, esta vez no podía creer que su pequeño Julián había sido encontrado, ahora convertido en todo un joven en pleno proceso de aplicación para la universidad.

De acuerdo a un portavoz del FBI, la madre, quien no ha sido públicamente identificada pero ha estado en contacto con su hijo, ha pedido tiempo para asimilar la noticia.

Evans dijo que la madre de Julián nunca se rindió, y tampoco lo hizo la Policía. “Había un investigador asignado al caso y siguió todos los ‘tips’ que llegaron”, dijo.

En estos casos casi siempre los resultados son negativos, indicó Evans “esta vez es reconfortante por decirle a la madre: ‘él está vivo y está bien’”.

El Fiscal de Distrito Brandon Falls indicó que los cargos están garantizados a pesar de no haber documentos de matrimonio, de divorcio o custodia legal. “La ley dice custodia legal y eso es lo que vamos a discutir ” dijo Falls.” La pregunta será si lo que hizo es considerado custodia legal”.

?>