Hacia la legalización de la marihuana

El fallo judicial permite una conversación abierta sobre la seguridad, la salud y la educación
Hacia la legalización de la marihuana
Polémica por el consumo de marihuana.
Foto: Shutterstock

Millones de personas están genuinamente preocupadas por el amparo que la Suprema Corte de Justicia de México concedió a un grupo que solicitó cultivar y consumir su propia marihuana como parte de sus derechos. Es comprensible su postura, pues en un mundo ideal las drogas no deberían tener cabida. Pero vivimos en una sociedad imperfecta en la que el consumo y el tráfico de la yerba van en aumento a pesar de que su venta está prohibida. Hasta ahora, la llamada guerra contra las drogas lo único que le ha dejado a los mexicanos es un saldo creciente de muertos, muchos de ellos inocentes, y miles de consumidores, que no son criminales, tras las rejas.

Además de hacer a un lado esta realidad, muchos de quienes se oponen a la regularización de la cannabis esgrimen argumentos que carecen de fundamento, como el de que con este amparo se promoverá el uso de la marihuana, incluso entre los niños, o bien que ahora los narcotraficantes como El Chapo se convertirán en empresarios honorables.

En realidad, el amparo otorgado por la Suprema Corte es para despenalizar el consumo de esta droga, no el tráfico. Los jueces basaron su decisión en el derecho inalienable que tienen todas las personas para decidir sobre lo que consumen, aun cuando se trate de sustancias nocivas, siempre y cuando no se afecte a terceros.

Para proteger la salud pública, el gobierno debe llevar a cabo campañas permanentes de rehabilitación y de información sobre los daños que causan todas las drogas, no sólo la marihuana que, finalmente, es incluso menos perjudicial que otras que se venden de manera legal como el alcohol y el tabaco. Y, desde luego, uno de los principales aspectos de la nueva ley tendría que incluir cómo impedir que los menores tengan acceso a cualquier tipo de estupefacientes.

Cabe destacar, por otra parte, que el fallo del Supremo Tribunal no significa que la ley que protegerá a los consumidores de marihuana entrará inmediatamente en vigor. Se necesita que se dicten otras cuatro sentencias similares para que este criterio se convierta en jurisprudencia.

Quedan pendientes de discutir, por otra parte, muchos puntos que el fallo de la Corte dejó sin aclarar. Uno de los más importantes es dónde obtendrán los consumidores las semillas para cultivar la yerba.

Si bien difícilmente esta decisión terminará con la violencia generada por el narcotráfico, al menos abrirá la puerta para que se discuta en México una nueva política para las drogas que enfoque el problema de manera más efectiva e integral, no sólo como un asunto de seguridad, sino también de salud y, sobre todo, de educación.