Es un sinsentido negar la entrada a los refugios

Para un terrorista es más fácil entrar como estudiante o turista que como refugiado
Es un sinsentido negar la entrada a los refugios
Refugees, mostly from Syria, wait for a bus after disembarking at the port of Piraeus, near Athens, Greece.
Foto: EFE

Mi columna de la semana pasada recibió muchos comentarios. La mayoría sorprendentemente a favor, aunque no faltó, quien me deseo la muerte, junto a mi familia, a manos de algún terrorista sirio infiltrado como refugiado.

El tema se puso candente durante la semana, cuando al menos 28 gobernadores declararon que se oponían a la relocalización de los refugiados sirios en los Estados Unidos, y el infaltable Trump respondió positivamente cuando se le preguntó si aprobaría que se establezca una base de datos en donde deberían registrarse todos los musulmanes dentro del país.

El argumento más repetido por los que se oponen a que se les de refugio a los sirios desplazados es que algún  terrorista se podrían infiltrar por esta vía.
El argumento y el temor es razonable. Pero mi pregunta es: ¿Por qué un terrorista escogería el tedioso proceso de convertirse en refugiado, cuando de entre los canales existentes para emigrar a los Estados Unidos, el de “refugiado” es uno de los más complicados?

El aspirante a refugiado debe primero que nada inscribirse en una base de datos de las Naciones Unidas, luego de realizadas una serie de chequeos de antecedentes es aprobado. Luego de aprobado, los servicios de inteligencia de los Estados Unidos realizan su propia revisión, y de ser admitido, el beneficiado inicia un proceso de chequeos contantes. El procedimiento completo dura de dos a tres años.

¿No sería más fácil obtener una visa de estudiante o de turista?

Salvo que el plan sea suspender completamente la inmigración, el negar el ingreso a los refugiados no tendría sentido alguno.

Por otro lado, asumamos que suspendiendo el programa de refugiados lograramos detener a los terroristas. ¿A dónde van a parar esos potenciales refugiados? Simple, a campos de refugiados existentes en áreas cercanas a las zonas de conflicto de las que desean escapar.

¿No es acaso aquello poner a un alto procentaje de ellos ante la encrucijada de morir o terminar uniéndose a Isis o a cualquier otra organización terrorista?

Entre los que me escribieron no faltó quien me dijera:¿”Estúpido, acaso no te has enterado de lo que pasó en París?”

Y eso me lleva al último punto. Hasta el momento ni uno sólo de los terroristas que participaron en los atentados de París tienen la categoría de refugiados. La mayoría son nacionales franceses y belgas. De uno solo se sospecha que ingresó con un pasaporte sirio, pero aparentemente usando otros canales que no tienen nada que ver con el programa de refugiados de las Naciones Unidas.

Podría volver a usar el argumento de la obligación moral, en el que creo firmemente. Pero mas allá de aquello, creo que hay razones prácticas que demuestran que rechazar a los desplazados por conflictos fraticidas y Estados radicales, no es lo más inteligente si se quiere ganar esta guerra en contra del terrorismo.