Adiós Obama, el presidente de las deportaciones

Dos millones de deportaciones son niveles históricos que no se habían visto con ningún otro presidente

Adiós Obama, el presidente de las deportaciones
El presidente, Barack Obama.
Foto: Andrew Harrer / EFE
Desde enero enero la Administracion del Presidente Barack Obama realizó una campaña a nivel nacional de redadas conducidas por el Servicio de Migración y Aduanas (ICE) para deportar familias que han recibido órdenes de deportación y que llegaron en 2014, un estimado de 100,000 familias con mamas y niños.
Estos son inmigrantes que huyeron de las violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras. La deportación de muchas de estas familias fue ordenada por jueces de migración, y en muchos casos no tuvieron representación legal adecuada y fueron confundidos por los procedimientos de asilo en la corte.

En marzo de 2014, Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza dijo a los televidentes durante un programa de noticias de Univision que los Estados Unidos estaba cerca de alcanzar los dos millones de deportaciones, niveles históricos que no se habían visto con ningún otro presidente, dándole al presidente Obama el apodo de “Jefe Deportador”.

Medido por la frecuencia mensual de deportaciones, los números de Obama son significativamente más altos que los de Bush, aún cuando la población estimada de inmigrantes indocumentados ha caído. Además el portal de verificación de datos Politifact en 2014 comprobó  los números, y así es como el presidente Obama es comparado con sus antecesores.

Los números no mienten. Y aunque muchos latinos, yo misma incluida, votaron dos veces por Barack Obama, estoy profundamente decepcionada del presidente. Él ha mostrado falta de liderazgo en el manejo de los asuntos de migración y ha arruinado sus relaciones con la comunidad latina.

Hay mucho que especulan que sus acciones tienen mucho que ver con el hecho de que se espera que los latinos alcancen el 31% de la población total para 2050 (comparado con el 16% para el 2010) mientras la población afroamericana permanecerá en 12% para 2050, y la población blanca irá de 64% a 46%.

 ¿No debería esta administración estar más preocupada por expulsar a los terroristas de ISIS? Todos estos recursos y tiempo deberían ser usados para protegernos de aquellos que nos dañan.

¿Cómo las familias inocentes de latinos que escapan de la violencia y sus muertes son una amenaza para nosotros? Tal vez Obama olvidó que fuimos nosotros los latinos que creímos en su mensaje de esperanza. Independientemente de todo, estoy contenta que 2016 sea su último año en el puesto. Por mi parte, yo estaré feliz de decir Adiós, Obama.