El aumento del salario mínimo no es la única opción

El Crédito al Ingreso Bajo (EITC) es la mejor manera para combatir la pobreza del trabajador
El aumento del salario mínimo no es la única opción
Foto: Getty Images

Para resolver un problema, tenemos que hacer la pregunta correcta. Por ejemplo: ¿Es nuestra meta aumentar el salario mínimo o reducir la pobreza? Si nuestro objetivo es reducir la pobreza, la siguiente pregunta sería: ¿cuál es la mejor manera de reducir la pobreza?

Al adoptar este enfoque, veríamos claramente que el aumento del salario mínimo sería una herramienta para lograr nuestra meta de reducir la pobreza. Y esto, nos permitiría ser más abiertos a las alternativas, que en combinación con un salario mínimo, sería la mejor manera que nos permitiera lograr nuestro objetivo como meta.

Estoy a favor de un salario mínimo. Sin embargo, la cantidad exacta en muchas jurisdicciones es mejor dejarla a los gobiernos locales. Por ejemplo, tener un salario mínimo que sea lo suficientemente alto para tener un impacto en Los Ángeles tendría un impacto devastador en Bakersfield.

En segundo lugar, el aumento del salario mínimo por sí mismo no va a erradicar la pobreza. Casi la mitad de los trabajadores con salario mínimo viven en hogares de medios o altos ingresos, y casi un tercio de ellos son menores de 22.

En tercer lugar, el aumento de los salarios mínimos perjudica o reduce los puestos de trabajo. Un estudio realizado por el American Enterprise Institute encontró grandes reducciones en empleos en los restaurantes después de un aumento del salario mínimo. Además, el aumento del salario mínimo anima a las empresas a comprar máquinas en lugar de contratar o emplear gente. Si una persona cuesta 15 dólares por hora y una máquina cuesta 11 dólares por hora, el negocio va a comprar la máquina.

Por último, un salario mínimo más alto hace que sea más difícil para que las pequeñas empresas tengan éxito.

Afortunadamente, según la Oficina del Censo, tenemos una poderosa herramienta que puede ayudar a reducir la pobreza: el Crédito al Ingreso Bajo (EITC). Este programa ya ha sacado a millones de la pobreza y tiene el potencial para ayudar a millones más. Lo hace por medio de pagos directos del  gobierno para el trabajador. Por ejemplo, si tiene tres hijos, usted puede ser elegible para recibir  un cheque por más de 6,000 dólares anuales. Y como EITC se eleva a medida que uno haga más, el trabajador siempre tiene un incentivo para trabajar más.

Así, mientras que hay un papel o un lugar para el salario mínimo, nuestra atención debe centrarse en aumentar el EITC, ya que es más eficaz en (a) poner más dinero en los bolsillos de la gente que estamos tratando de ayudar, (b) permitir a que otros mantengan su trabajo, (c) hacer a los trabajadores más competitivos en vez de las máquinas y (d) al mismo tiempo permitirles a las pequeñas empresas que tengan éxito.