El ingrato adiós de Jorge Sampaoli en la selección de Chile

Con una incomprensible y dolorosa ruptura se fue el DT argentino de la selección a la cual hizo adulta

Las amenazas de Jorge Sampaoli se transformaron en certeza cuando el entrenador argentino llegó a un acuerdo para desvincularse de la dirección técnica de la selección chilena y con su partida finalizar el ciclo más exitoso en la historia de La Roja.

Al final, Sampaoli se movió más entre los rumores de su salida desde que se coronó en la Copa América de Chile 2015, algo que él en más de una ocasión salió a la palestra mediática a negar.

De su mano desde 2013, el conjunto chileno dejó gratos mentos entre los recuerdos de sus aficionados, sobresaliendo el título del prestigioso torneo sudamericano tras superar en la final al equipo argentino liderado por Lionel Messi.

Con la gloria llegaron fuertes oleadas de rumores que ponían al entrenador entre los objetivos de clubes de primera línea de Europa y hasta en México, donde ganó espacios en los medios de comunicación cuando se barajó como uno de los potenciales sustitutos después del despido de Miguel Herrera al frente del Tricolor.

El finiquito del acuerdo de Sampaoli con Chile llega a unos días de que el exseleccionador andino Arturo Salah fue elegido presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). En diciembre el argentino había contenido parcialmente la última llamarada de rumores acerca de su renuncia al timón, aclarando que aguardaría a la nueva directiva del fútbol chileno para tomar una decisión a principios de 2016.

Hace unas semanas el entrenador argentino estuvo en Alemania siguiendo partidos de liga y en especial del Bayern Múnich. Es un enamorado declarado del estilo del catalán Joseph Guardiola y no duda en incluirlo junto a Marcelo Bielsa como una de sus más importantes influencias en la táctica. Valora la valentía del extécnico del Barcelona de llevar sus ideas a un balompié tan vertical como el alemán y para sí mismo se llevó la idea de que con Chile “entendí que el equipo no debía viajar en el tren sino en el vagón”.

Con la selección alcanzó el cenit de su idea futbolística de fortaleza de grupo por encima de las individuales en la Copa América de 2015 y el título con una de las generaciones más talentosas del país fue el remanso a una historia en la que cuatro veces se conformó con el segundo sitio de la competencia más importante de selecciones del continente.

Un año antes, en el Mundial de Brasil 2014, hizo de su equipo uno de los más atractivos de la primera fase con triunfos ante Australia (3-1) y España (2-0) y en la fase de octavos de final estuvo a un paso de echar al anfitrión, cediendo la derrota hasta la culminación de tiros de penalti y partir de la competencia como el noveno lugar.

Sampaoli llevó la daga entre los dientes y cuando consideró que una situación podría afectar su labor siempre echó su renuncia por delante, como cuando amenazó con dejar la selección durante la Copa América si el delantero Arturo Vidal era expulsado de la concentración tras haber sufrido un accidente automovilístico luego de irse de fiesta dos días después del empate 3-3 con México, durante la primera fase del campeonato.

El entrenador que luce sus brazos tatuados caminó por la ruta de la redención después de ser foco de críticas por defender a Vidal, situación dejada de lado con el trofeo.

Al despejarse las dudas sobre la nueva dirigencia del fútbol chileno también se diluyeron las interrogantes sobre el camino que tomaría Sampaoli. Varios de sus jugadores esperaban el desenlace que los llevaría a partir de ese momento por diferentes destinos y Vidal fue uno de los más emocionados al despedirse con la frase: “Profe querido, ojalá podamos seguir ganando cosas juntos…y si toca seguir caminos distintos le deseo toda la suerte del mundo”, junto a una foto de los dos durante un entrenamiento.

Finiquitar su acuerdo le costó a Sampaoli renunciar a varias remuneraciones y premios económicos, así como cubrir una parte de la cláusula de seis millones de dólares que se contemplaba en su contrato por si decidía partir.

La nueva ANFP dejó en claro desde que asumió posiciones el 4 de enero que no detendría a su seleccionador si deseaba irse, pero que debían verse aspectos del contrato vigente.

El técnico, que en la pasada Gala de la FIFA compitió por el premio de Entrenador del Año 2015, ve un horizonte despejado en el que dejó claro que buscará vincularse con un club de primera línea de Europa, dejando las ofertas para asumir el cargo de alguna selección para otra ocasión.

El artífice de la generación chilena más exitosa quiere ampliar su colecta de galardones en las ligas más importantes, aunque en este momento todos los equipos de la elite cuentan con entrenadores por lo menos hasta el verano.

Complicado final

Jorge Sampaoli vivió días difíciles en Chile al final de su gestión al frente de La Roja luego de que a su vuelta al país tras estar en la Gala de la FIFA en Zúrich fue asediado por aficionados en el Aeropuerto Pudahuel, quienes le recriminaron su consideración de renunciar al equipo nacional.

Las autoridades del aeropuerto no apoyaron su petición de salir por alguna puerta que no estuviera congestionada por personas y le dijeron que debía dejar las instalaciones como cualquier otro usuario.
Entre reproches llegó hasta un vehículo que lo llevó a un sitio donde lo aguardaba un transporte de la ANFP. Un feo adiós.

Sampaoli en números

27
triunfos, nueve empates y ocho derrotas fue el saldo que tuvo Jorge Sampaoli al frente de Chile, desde enero de 2013

3
títulos de liga ganó Sampaoli con la Universidad de Chile antes de asumir la dirección técnica chilena

9
lugar en el que finalizó en el Mundial de Brasil 2014

1
título conquistó en la Copa América con el cetro de la edición de Chile 2015

QUIERO MÁS FÚTBOL

Chivas sufre de ’empatitis’ crónica

Una vez más Cristiano patea a un rival sin balón

La mimosa felicitación de Neymar a Luis Suárez que desató las burlas en Twitter

Niño con parálisis cerebral anota gol y estalla la tribuna