Defiende Acapulco su último rincón para el turismo internacional

Ante la ola de violencia, el puerto mexicano se encuentra blindado por fuerzas federales por el inicio del Abierto Mexicano de Tenis

Guía de Regalos

Defiende Acapulco su último rincón para el turismo internacional
La operación militar se desplegará en varias localidades del estado de Guerrero.
Foto: John Moore / Getty Images

MÉXICO – No hay un solo día en que el puerto de Acapulco pase de largo sin los crímenes que le arrebataron casi todas las oportunidades turísticas hasta dejarlo sólo con un evento de nivel internacional: el Abierto Mexicano de Tenis que se realiza desde este lunes y hasta el 27 de febrero en medio de un tenso ambiente local que incluye extorsiones, secuestros, asesinatos y tiroteos.

Por eso el gobierno mexicano defiende el torneo centímetro a centímetro en la zona hotelera de Punta Diamante con 3,000 elementos de seguridad. Soldados, marinos y policías resguardan los alrededores de los sitios donde se mueven figuras del deporte como el español David Ferrer o el australiano John Millman o Tigre Hank, de Francia.

Y no es para menos. La víspera del torneo –que patrocinan marcas como HSBC o Telcel, del mexicano Carlos Slim- una manta con amenazas entre bandas rivales del crimen organizado apareció en la colonia 20 de noviembre como una manifestación más de la violencia de la otrora playa más cotizada del mundo.

“No anden matando gentes inocentes, mejor salgan a ‘peliar’ como hombres… Bola de Mugrosos”, rezaba a la par de los periódicos matutinos que contabilizaron el fin de semana 10 asesinatos por toda la ciudad.

El jueves pasado, en la colonia Niños Héroes un hombre amaneció descuartizado en medio de la calle Miguel Hidalgo que es un escenario recurrente de asesinatos y extorsiones.

La dirigente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas, Laurel González, advirtió que “será imposible prosperar cualquier tipo de proyecto turístico” si los niveles de inseguridad e impunidad continúan como hasta ahora, a pesar de cualquier promoción o buena cara que se quieran dar.

Porque tal como están las cosas, la delincuencia apunta en todas direcciones. En últimas fechas, por ejemplo, ni siquiera los tortilleros pueden trabajar en paz por las extorsiones y tuvieron que salir a marchar para evidenciar el problema, ¿qué pueden esperar los turistas de Acapulco?, cuestionaron.