Puerto Rico: más asesinatos por la crisis

Autoridades reportan un alza de 22% en los crímenes, muchos de ellos intrafamiliares
Puerto Rico: más asesinatos por la crisis
La Guardia Nacional ha sido llamada para hacer frente al alza en la violencia en la Isla.
Foto: Getty Images

San Juan 

El deterioro social derivado de la crisis económica que sufre Puerto Rico desde hace una década ha contribuido a que el número de asesinatos en la isla en lo que va de año haya aumentado un 22 % respecto al mismo periodo del año anterior.

El jefe de la Policía de Puerto Rico, José Caldero, explicó hoy a Efe que se ha observado que cada vez son más las muertes violentas no vinculadas al consumo o a la venta de drogas, que tradicionalmente han sido los desencadenantes de la elevada tasa de homicidios que se registra en la isla, así como en gran parte de la región.

Según los datos que maneja la Policía de Puerto Rico, hasta hoy se han cometido en la isla 88 asesinatos en lo que va de año, 16 más que el año pasado para esta misma fecha.

Este incremento ha hecho saltar las alarmas de las autoridades, ya que hasta ahora se había ido logrando una progresiva reducción del crimen, de forma que el número de asesinatos en 2015 fue la mitad que el registrado en 2011, cuando se alcanzó un máximo histórico (1.164 homicidios).

“Los asesinatos que ha habido en las últimas semanas tienen que ver con la interacción familiar”, explicó Caldero, que hoy participó en los actos de celebración de la Semana de la Policía en la isla.

De hecho, apuntó que de los 16 últimos asesinatos registrados, al menos 10 estaban relacionados con incidentes en el núcleo familiar (entre hermanos, primos y padres e hijos).

De los 88 asesinatos hasta ahora, en 30 se desconocen los motivos, 31 de ellos estaban relacionados con drogas, 7 con ajustes de cuentas, 7 por peleas y discusiones, 4 con robos, 4 por rencillas, 3 por celos o crímenes pasionales, 1 por violencia doméstica, y otro para robar el vehículo que estaba siendo conducido por la víctima.

Caldero relató las circunstancias de algunos de estos asesinatos y explicó, por ejemplo, que un hombre mató a su hermano porque su gato le orinó un bulto, otro asesinó a su hermana y luego se suicidó por una discusión que comenzó porque esta le había movido un ventilador de su cuarto y otro mató a su primo en medio de una discusión.

Además, recientemente un hombre mató a una de sus hijas dándole veneno de ratones en el biberón.

“Los asesinatos han tenido un despunte”, admitió claramente Caldero, quien señaló que los diez asesinatos entre familiares o vecinos “tienen que ver con la salud mental del pueblo y con la poca tolerancia que existe”, especialmente en tiempos de crisis, en que la tensión familiar puede aumentar.

“Es preocupante que estos asesinatos se estén dando en el seno de la familia”, agregó el veterano agente, quien en el pasado dirigió la División de Robos a Bancos de la Policía puertorriqueña.

Caldero no ocultó su preocupación por este repunte de la violencia y recordó que los 584 asesinatos de 2015 (96 menos que en 2014) marcaron la cifra “más baja en los últimos 30 años”.

“Cerca del 65 % de los asesinatos que ocurrieron el año pasado estuvieron relacionados con drogas”, apuntó Caldero respecto al patrón más habitual de la violencia en una isla que se ha convertido en puente caribeño del narcotráfico entre Suramérica y EE.UU.

En recesión

Puerto Rico vive una crisis en parte generada por una economía en recesión, con una deuda que ronda los 72.000 millones de dólares, un desempleo superior al 10 % y una emigración que ha provocado que más del 9 % de la población haya dejado la isla desde 2004.