Clinton y Trump siguen con ventaja, aunque sienten presiones de sus rivales

Cruz y Sanders quieren consolidarse como alternativas viables
Clinton y Trump siguen con ventaja, aunque sienten presiones de sus rivales
Foto: EFE

WASHINGTON.- La demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump se perfilan como los favoritos para ganar este martes en las primarias de Michigan y Mississippi, en una jornada en la que ambos buscan frenar de una vez el avance de sus rivales.

De los estados en disputa, Michigan, que es el “corazón industrial” en la zona central de EEUU, es considerado la “joya de la corona” –con un total de 147 delegados en pugna-, y las encuestas reflejan que tanto Clinton como Trump han reducido su ventaja frente a sus más próximos rivales.

El reto para ambos es mantenerse a la delantera y seguir acumulando delegados hasta lograr la nominación presidencial de sus respectivos partidos.

En el caso de Clinton, el senador independiente de Vermont, Bernie Sanders, ha logrado reducir la ventaja de la exsecretaria de Estado de más de 20 puntos a entre once y 17 puntos, según las encuestas más recientes.

Del lado republicano, el gobernador de Ohio, John Kasich, pidió hoy el apoyo de los votantes en Michigan, consciente de que una victoria esta noche le dará impulso para las primarias de su estado la próxima semana.

Tanto Kasich como el senador republicano por Florida, Marco Rubio, que sólo ha ganado en Minnesota y Puerto Rico, se han apoyado en mensajes grabados por Mitt Romney, el candidato presidencial republicano de 2012, para sumar votos.

Rubio ha logrado el espaldarazo de prominentes figuras del Partido Republicano, pero es el senador republicano por Texas, Ted Cruz, quien le pisa los talones a Trump.

De hecho una encuesta divulgada hoy por NBC News/The Wall Street Journal, sitúa a Trump y a Cruz en un empate técnico a nivel nacional.

Cruz, aparentemente el favorito de la derecha religiosa, ha ganado en seis estados, incluyendo Texas, y ocupa el segundo lugar en número de delegados sumados a su columna, con un total de 300.

La jornada electoral se produce en medio de una andanada de ataques de Romney y otras figuras republicanas, y de anuncios televisivos en contra Trump que buscan hundir su candidatura e insuflar esperanzas al resto de sus rivales.

La retórica incendiaria de Trump ha dado voz a grupos extremistas en EEUU, al grado de que en algunos actos electorales muchos de sus partidarios han comenzado a ofrecerle el salud nazi.

Mientras, Clinton quiere demostrar que es la mejor candidata para defender los intereses de las clases media y trabajadora, y ha aumentado sus ataques contra Sanders, en particular su voto en contra de un paquete de rescate de la industria automotriz en 2009.

Recientemente, en un acto electoral en Detroit, Clinton pidió el apoyo de los votantes para “empezar a poner la atención hacia los republicanos”.

El domingo pasado, durante el séptimo debate demócrata –considerado el más volátil hasta la fecha- Clinton pintó a Sanders como un político que votó en contra de los trabajadores de la industria automotriz.

Del total de 1,237 delegados requeridos para la nominación republicana, Trump tiene 384, seguido por Cruz, con 300; Rubio, con 151, y Kasich, con 37.

Mientras, del total de 2,383 requeridos para la nominación presidencial demócrata, Clinton tiene 1,134, seguida por Sanders, con 499.

Las cifras incluyen a los llamados “súper delegados”, que no necesariamente tienen que comprometer ya su voto por ningún candidato, e incluso pueden votar de forma independiente al voto popular durante las convenciones demócrata y republicana en julio próximo.

Además de primarias para ambos partidos en Michigan y Mississippi, los estados de Idaho y Hawaii realizan primarias o “asambleas populares” republicanas.

La batalla se trasladará a los estados de Ohio y Florida, el próximo 15 de marzo, en los que el ganador se alzará con todos los delegados en disputa, no de forma proporcional como en muchos otros estados.