¿Podrá el próximo presidente detener deportación de niños en peligro? Sí se puede

Proporcionando apoyo legal a los niños, puede lograrse un mayor éxito en asilo, pero muchos consideran que la mejor solución sería un TPS o Estatus Temporal de Protección para los centroamericanos de países donde la violencia está fuera de control. Hasta ahora Clinton no habla de TPS, Sanders sí.
¿Podrá el próximo presidente detener deportación de niños en peligro? Sí se puede
Niños migrantes en albergues de EEUU.
Foto: Getty Images

En el debate del miércoles 9 de marzo, la precandidata presidencial Hillary Clinton prometió, ante un intenso interrogatorio del periodista Jorge Ramos, que no deportaría a menores de edad que están en este país, incluyendo aparentemente a 100,000 menores centroamericanos que han llegado en los últimos dos años y que se alejaría de la política de deportación del presidente Barack Obama. El otro precandidato, Bernie Sanders, en el mismo escenario, se comprometió igualmente a no deportar a menores de edad.

Muchos se preguntan: ¿es esto posible bajo las leyes de Estados Unidos?

La respuesta es: si, es posible, pero el presidente en funciones deberá tomar ciertas medidas que pueden resultar impopulares en el mundo político, por no decir en el Congreso de Estados Unidos, cuya mayoría es hostil a la mayoría de esas soluciones.

El actual presidente, por su parte, se jactó al día siguiente del debate en un comunicado por medio de su Departamento de Seguridad Nacional DHS, de haber enviado 290 vuelos con deportados a Centroamérica, con un total de 28,808 “individuos” (eso dice el comunicado, no especifica si niños o familias) repatriados.

La mayoría de los expertos considera que el arma más fuerte que tendría el ejecutivo para proteger a estos niños –y a otros migrantes de la región- sería el uso del TPS, o Estatus Temporal de Protección, una medida que podría proteger a 750,000 centroamericanos de El Salvador, Guatemala y Honduras, debido al continuo empeoramiento de la violencia en estos países.

Clinton NO se ha comprometido a apoyar un TPS ni lo mencionó este jueves en un comunicado en el que se detalló su “plan para migrantes centroamericanos”. El plan de Clinton incluye: detener las redadas, asegurar que hay fondos del gobierno para ayudar en la defensa legal de estos menores, reformar “los sistemas de asilo y refugiados”, incluyendo aumentar recursos para agentes de asilo, traductores y jueces y asegurar un proceso justo y atacar las organizaciones criminales de coyotes y ayudar a “reforzar” las condiciones en América Central.

Algunos expertos consideran que las medidas propuestas por Clinton pueden lograr detener buena parte de las deportaciones de estos niños y de las madres con menores, ya que 79% de los deportados hasta ahora no tienen defensa legal y la gran mayoría de casos que la tienen, logran ganar en tribunales. Durante el debate, la precandidata indicó claramente que su idea para no deportar a estos menores es asegurar “que tengan un proceso justo”.

“Tenemos leyes…bajo nuestras leyes, me gustaría cambiarlas, me gustaría añadir a ellas el derecho a un abogado y apoyo para estos niños”, dijo Clinton, quien luego agregó, ante la insistencia de Ramos: “No deportaré a niños. No deportaré a niños. No deportaré a miembros de su familia tampoco, Jorge”.

Hace unos días, un grupo de congresistas demócratas presentó un proyecto de ley para ofrecer asistencia legal a este grupo, pero está por verse si tendrá apoyo republicano.

Entretanto el precandidato Bernie Sanders ha apoyado la idea de un TPS para Centroamérica, en momentos en que la tasa de homicidio en El Salvador continúa subiendo y está a punto de superar la de Honduras, que ya es la más alta de la región. Sanders no está solo, el Grupo Hispano del Congreso y 146 miembros de la Cámara de Representantes pidieron en enero pasado al presidente Obama que usara su autoridad ejecutiva para anunciar un TPS para centroamericanos.

No obstante, la administración Obama no ha indicado ningún apoyo por un TPS y al contrario, ha buscado acelerar el proceso a niños y a madres con menores que huyen de Centroamérica, ha desafiado la orden de un juez federal de liberar a niños detenidos con sus madres y justo al día siguiente del debate en el que Clinton y Sanders prometieron no deportar a menores, el Departamento de Seguridad Nacional reportó que ha deportado a 28,808 personas a América Central desde el 1 de Octubre, en un total de 290 vuelos de “deportación” a Centroamérica.

Abogados especialistas en inmigración y que trabajan en esta área indican que el futuro presidente también debería liberar a los menores que están presos-con sus madres- en centros de detención, lo que facilita conseguir abogados y defender sus casos, medida que ambos Clinton y Sanders han apoyado.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES