Buscan regresar a la educación bilingüe, o más bien “multilingüe”, en California

El gobierno estatal considera que ya es hora que las escuelas públicas puedan enseñar en varios idiomas e impulsa la anulación de la Proposicion 227 de 1998. El que la propuso, Ron Unz, defiende sus logros y se lanza como candidato al senado. Casi 20 años después, vuelve la lucha por las lenguas en la educación de California.
Buscan regresar a la educación bilingüe, o más bien “multilingüe”, en California
Foto: Araceli Martínez / La Opinión

Hace 18 años, los votantes de California votaron a favor de la Proposición 227 para desmantelar el sistema de educación bilingüe que existía en aquel entonces en las escuelas públicas y crear programas de inmersión en inglés para estudiantes que necesitan aprender el idioma.

Este noviembre, sin embargo, los votantes del estado podrán decidir si anulan gran parte de aquella medida para aprobar otra que, según sus proponentes, permitiría que las escuelas de California tuvieran libertad de ofrecer programas multilingües, sin todas las restricciones que la Proposición 227 les impuso.

El senador Ricardo Lara, proponente principal de la medida que tras ser aprobada por la legislatura y el gobernador, irá a la boleta electoral de este mes de noviembre, dijo en una entrevista con La Opinión que la medida, llamada California Multilingual Education Act de 2016, “le dará a los distritos escolares la oportunidad de ofrecer programas multilingües sin todas las restricciones que tiene la 227 y en la economía global en la que estamos, tenemos una rica reserva de estudiantes que ya hablan dos idiomas y pueden aprender cualquier otro idioma que ellos quieran”.

“No vamos a retomar la batalla de educación bilingüe, esos programas ya no existen”, dijo Lara. “Lo que queremos es que las escuelas públicas puedan competir con las escuelas privadas y charter que ya ofrecen estos programas. Esas escuelas tienen listas de espera de 3 a 5 años por que los padres quieren que sus hijos tengan más idiomas para poder competir en la economía global”.

Cada vez son más y más padres los que firman los llamados “waivers” o permisos estatales para permitir que a sus hijos los incluyan en programas para aprender otros idiomas, dijo Lara. “Sabemos claramente que la lengua oficial de California es el inglés y eso no lo vamos a discutir, pero queremos que los estudiantes de California tengan las mismas posibilidades que tienen los de Europa, o India o Asia, que crecen hablando dos y tres idiomas”.

Unz defiende logros de la 227 y se lanza al senado

Pero el autor de la medida aprobada en 1998 por los votantes, Ron Unz, dijo en una entrevista que si esta “gente estúpida” logra la anulación de la 227 y regresa al viejo sistema de educación bilingüe, “habrá una gran revolución por parte de los padres inmigrantes”.

Unz, un exempresario y e candidato a gobernador, fue quien empujó y financió la Proposicion 227 en 1998. En 2014, cuando la legislatura votó a favor de llevar la iniciativa que anularía la 227 a la boleta de noviembre de este año, Unz comenzó a pensar que podría hacer para evitarlo.  “Fui a mi sótano y saqué docenas de cajas con documentos para tratar de montar una campaña por el NO”, dijo Unz. “Pero hace unos días decidí que la mejor manera sería lanzar mi candidatura al senado por California, probablemente no gane, pero esto me servirá para dar a conocer este tema. Creo que ya nadie le está prestando atención a la educación bilingüe y es preciso detener estos intentos”.

El empresario, residente en Palo Alto, California, dijo que la Proposición 227 y los programas de inmersión en inglés fueron “todo un éxito”.

“En los siguientes dos años después de su aprobación hubo reportes y un aumento en los niveles de escolaridad de los estudiantes de inglés como segundo idioma”, dijo Unz. “Hasta el ex presidente de la Asociación de Educación Bilingüe escritió un editorial en la prensa diciendo que se había equivocado”.

Unz asegura que los expertos que decían que los niños inmigrantes no podían aprender el inglés rápidamente y que era necesario ofrecerles clases de las materias en su idioma, “estaban totalmente equivocados”.

“Se ha comprobado que los niños inmigrantes pueden aprender rápidamente el inglés. Las teorías al respecto eran una tontería”, dijo Unz, quien aceptó de cualquier forma que “aunque esta medida pase, no creo que vayamos a volver a ver el tipo de programas bilingües de antaño”.

“Siempre ha habido programas de doble lengua, la única diferencia es que los padres tienen que firmar un permiso, la escuela tiene que informar a los padres. Antes no ocurría eso”, dijo Unz. “

Los estudios sobre los efectos de la 227 no son concluyentes

Aunque en California los estudiantes han visto un aumento en el puntaje de las pruebas estandarizadas –este aumento es el que cita Unz como el éxito de la 227- los estudios realizados no han podido determinar que esto se deba a la eliminación de la educación bilingüe.

Un estudio de cinco años encargado por el Departamento Estatal de Educación y publicado en 2006, encontró que la Proposición 227 tuvo un dramático efecto en la reducción de estudiantes que recibían educación bilingüe, pasando de 30% a 8%, pero al mismo tiempo hubo otros cambios en política educativa que pueden haber afectado el rendimiento de los alumnos, incluyendo la reducción en el tamaño de las clases y un nuevo sistema de “accountability” o responsabilidad en el sistema escolar.

“Desde que se aprobó la 227 los estudiantes de California han tenido aumentos en su rendimiento, pero han sido tantos los cambios en el sistema educativo que es imposible atribuir estos cambios a un factor en particular”, dice el estudio.  Además, el aumento en rendimiento se dio en todos los estudiantes en general y no sólo los de Inglés como Segunda Lengua.

Otro estudio realizado por la Universidad de Stanford en 2008 encontró algo similar y sugirió buscar otras políticas para cerrar la persistente brecha en aprendizaje que siguen teniendo los estudiantes inmigrantes.