April Fools’ Day: ojalá estas realidades de la farándula fueran broma

Kim Kardashian, Bill Cosby, Kate del Castillo y Luis Miguel tienen algo en común y no precisamente bueno

April Fools’ Day: ojalá estas realidades de la farándula fueran broma
Luis Miguel y Kate del Castillo.
Foto: Scott Barbour/Carlos Alvarez/Frederick M. Brown / Getty Images

Mientras que en Latinoamérica el Día de los Santos Inocentes se celebra el 28 de diciembre, hoy 1 de abril se celebra en este país su equivalente: April Fools’ Day.

Y con bromas que de seguro sorprenderán a muchos, se vale pensar en varias realidades del mundo del entretenimiento actual que nos gustaría que fueran bromas.

Ojalá fuera broma Kim Kardashian. La existencia y crecimiento de este personaje en la cultura popular tras la publicación de un video porno la ha convertido en una de las tristes realidades de nuestros tiempos y si tuviéramos un genio en una botella sería definitivamente el primer deseo que pediríamos. Porque sin talento, una voz que a los tres minutos de escucharla aburre, un reality show repetitivo, una belleza “natural” cuestionable y sólo un equipo de trabajo que la trata como máquina para hacer dinero promocionando desde fajas a productos de belleza en las redes sociales, ¿quién es KK? Sería mejor pensar que ella es un experimento social para medir lo mediocre que se tiene que ser para convertirse en toda una “estrella” y ser muy bien pagada por realmente no hacer nada importante para la sociedad.

Otro caso deplorable es lo que está pasando con Bill Cosby. El actor que hasta hace poco se respetaba por su larga carrera como comediante está por los suelos por varias acusaciones de violación en su contra que, cabe destacar, no lo han llevado a ser juzgado penalmente. Es una lástima que el Dr. Huxtable de “The Bill Cosby Show” ahora posiblemente necesite más que medicamentos para limpiar su imagen, y quizás hasta su conciencia, de ser ciertos todos estos fuertes señalamientos de casi 60 mujeres que supuestamente conoció desde los sesenta y sedó para satisfacer sus instintos menos decentes…

Siguiendo con la comedia retorcida, no estaría mal que los protagonistas del clásico show mexicano “El Chavo del 8” dejaran de ser, como lo decían en el mismo show, “chusma”. Desde la muerte de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” se desencadenó una larga lista de controversias, empezando con María Antonieta de las Nieves “La Chilindrina” cuestionando la moralidad de Florinda Meza, y la más reciente, Meza comentando que Ramón Valdés, quien personificara a “Don Ramón”, consumió drogas desatando el coraje entre los familiares del fallecido comediante y hasta del mismo Carlos Villagrán, “Kiko”, quien la llamó mentirosa. Solo falta que entren al ruedo Edgar Vivar y Rubén Aguirre. ¡Tá, tá, tá, tá!

Algo que también ojalá fuera una realidad, y no broma, es que hubiera más opciones de buena calidad en la televisión hispana parlante de este país, y que la época dorada de la televisión en inglés también llegara a los estudios en español. Con menos refritos y más historias originales sin tener que recurrir al narcotráfico para cautivar por el morbo, pero sobre todo más talento actoral y no solo caras bonitas, la calidad sería el enfoque principal y, por ende, el público latino tendría mejores producciones a su disposición. Ah, y por favor, también menos ropa tan entallada, que no es tan necesaria cuando el propósito es impresionar. Eso solo se gana con talento nato.

De seguro que a más de un televidente ya le aburrió ver o escuchar hablar de Kate del Castillo en todos los programas de televisión de farándula por el ya conocido gran escándalo del año. Pero más que a ella, Joaquín “El Chapo” Guzmán ya parece actor de telenovela, pues en todos los programas de este tipo le han dedicado por varias semanas casi la mitad del show tras darse a conocer la comunicación que ellos dos tenían. Es más, de seguro, si se contabiliza el tiempo al aire que ha recibido, Guzmán tiene más minutos que el mismo Eric del Castillo, padre de Kate, que tiene más de medio siglo de trayectoria.

La lenta caída de Luis Miguel es otra realidad para lamentar. El cantante posee una de las mejores voces de la música latina pero al parecer sus problemas de salud, que incluye pérdida auditiva, están creando muchos problemas a la hora de ofrecer conciertos. Eso sin mencionar la falta de interés por renovar su carrera y grabar discos innovadores con buenos temas, como lo solía hacer. Ahora solo vive de esos temas de antaño que lo convirtieron en “El Sol de México”… que esperamos brille mejor y pronto.