La batalla por los alivios migratorios no cesa en Los Ángeles

Se calcula que alrededor de medio millón de indocumentados en este condado sacarían provecho de DAPA y de la extensión de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)
La batalla por los alivios migratorios no cesa en Los Ángeles
Líderes sindicales, inmigrantes y activistas pidieron, durante conferencia frente al edificio Edward R. Roybal, que los jueces de la Corte Suprema desbloqueen los alivios migratorios. (Foto Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

En Los Ángeles, la región del país con más beneficiarios potenciales de los alivios migratorios, este lunes había confianza de que dichos programas federales finalmente reciban el aval de la Suprema Corte.

“Me cambiaría la vida y la de mi esposo porque tendríamos mejores salarios”, decía Norma Torres, quien lleva 17 años viviendo ilegalmente en este país, pero podría beneficiarse de los permisos de trabajo que entregue la Acción Diferida para Padres (DAPA), a través de su hijo nacido aquí.

Torres pegó fotos personales en una cartulina y se unió a una conferencia que este lunes abogó por los alivios migratorios frente a un edificio en Los Ángeles que alberga oficinas de agencias federales.

Se calcula que alrededor de medio millón de indocumentados en este condado sacarían provecho de DAPA y de la extensión de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que se debaten desde este lunes y hasta junio en la Corte Suprema del país.

Mientras que en dicho tribunal se escuchaban los primeros argumentos orales, en Los Ángeles algunos migrantes compartían sus historias para darle rostro a los cinco millones de beneficiarios potenciales.

Maria Elena Durazo se une a líderes sindicales, inmigrantes y activistas que pidieron a los jueces de la Corte Suprema desbloquear las acciones ejecutivas del presidente Obama. (Foto Aurelia Ventura/ La Opinion)
Maria Elena Durazo se une a líderes sindicales, inmigrantes y activistas que pidieron a los jueces de la Corte Suprema desbloquear las acciones ejecutivas del presidente Obama. (Foto Aurelia Ventura/ La Opinion)

LEE TAMBIÉN: La demanda contra DAPA y DACA: todo lo que necesitas saber

“Yo les pediría que piensen como las personas afectadas porque están separando familias”, expresó María Amaya, una salvadoreña que llegó a este país hace 11 años. Ella es elegible para DAPA por medio de su hijo nacido en este país, Albert Díaz, de dos años y medio.

“Yo tendría un permiso de trabajo que me beneficiaría a mí y a mis hijos porque no me separaría de ellos”, agregó Amaya, de 33 años y quien trabaja limpiando casas.

Redoblan esfuerzos

Frente al edificio Edward R. Roybal, líderes sindicales, inmigrantes y activistas pidieron a los jueces de la Corte Suprema desbloquear las acciones ejecutivas que prometen sacar parcialmente de las sombras a millones de indocumentados que han echado raíces en este país.

“Es un acto hipócrita el tomar ventaja de la fuerza laboral de los migrantes, pero no permitirles que sigan unidos a sus familias”, expresó la dirigente sindical María Elena Durazo en su intervención. “Están contando con una reforma migratoria para que puedan mantener decentemente a sus familias”, añadió.

La oficina del alcalde Eric Garcetti también pidió a los magistrados del máximo tribunal de este país conceder a millones de inmigrantes la oportunidad de trabajar legalmente.

“La extensión de DACA cambiará las vidas de muchas personas en nuestra comunidad y tendrán la oportunidad de alcanzar su sueño americano”, dijo Linda López, representante del alcalde Garcetti.

/Inmigrante Anabel Cuevas durante una conferencia frente al edificio Edward R. Roybal, donde líderes sindicales, inmigrantes y activistas pidieron a los jueces de la Corte Suprema desbloquear las acciones ejecutivas que prometen sacar parcialmente de las sombras a millones de indocumentados que han echado raíces en este país. (Foto Aurelia Ventura/ La Opinion)
La inmigrante Anabel Cuevas se une al llamado para  desbloquear las acciones ejecutivas que prometen sacar parcialmente de las sombras a millones de indocumentados. (Foto Aurelia Ventura/ La Opinion)

‘Ya es tiempo’

Uno de los llamados “soñadores”, Anabel Cuevas, de 27 años, dijo que ya es tiempo de que sus padres tengan la opción que ella tiene. “Mi papá podrá expandir su negocio y aportar a la sociedad”, dijo.

En la conferencia los asistentes mostraron carteles con la frase “Somos estadounidenses” y “Vamos DAPA vamos”. Al final gritaron varias veces: “¡Sí se puede!”.

Eraclio Rojas, originario del estado mexicano de Morelos, se quedó hasta el final para asegurarse que el mensaje de la conferencia se captara plenamente. “Para mí la vida sería bastante mejor [con DAPA], a mis hijas se les quitaría el estar preguntando si vamos a regresar cada vez que venimos a estos eventos”.

Ese miedo se basa en que hace ocho años Rojas fue uno de los indocumentados que fueron arrestados en un operativo en una fábrica de Van Nuys que realizó la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), considerada el más grande en la historia de California. “Fui víctima de esa redada”, dice él.