COLUMNA COMBATE: Dos buenas elecciones para Verdejo

El “Diamante” con marca perfecta de (21-0 y 14KO’s) ha encontrado un obstáculo mayúsculo en su pelea vigésimoprimera
COLUMNA COMBATE: Dos buenas elecciones para Verdejo
Imagen de archivo de Félix Verdejo vs. William Silva.
Foto: Getty Images

Si ya hubo escozor en el campamento de Félix Verdejo cuando firmó una victoria sin brillo ante el brasilero William Silva en Nueva York, lo que se ha venido en Puerto Rico tras su pelea de hace una semana ante el mexicano José Luis ‘La Boa’ Rodríguez, ya tiene alcance de asunto de interés nacional.

Sonaron las alarmas, mi más ni menos. Por supuesto de manera totalmente injustificada, visto que no todas las peleas presentan los mismos niveles de dificultad y todas las carreras de los boxeadores importantes van de menos a más.

Video: Showtime revive este jueves la electrizante pelea Corrales vs. Castillo

Todos inician ganándole a ’20 nadies’ y de a poco consiguen la progresión para medirse frente a rivales más complicados.

Paradójicamente el “Diamante” con marca perfecta de (21-0 y 14KO’s) ha encontrado un obstáculo mayúsculo en su pelea vigésimoprimera cuando el mexicano ‘La Boa’ Rodríguez quiso probar que no había ido de vacaciones a Borinquen y se paró a cruzar trompadas con Verdejo en un tremendo pleito de poder a poder.

Lo lastimó al menos un par de veces y en el décimo asalto casi lo tuvo para liquidarlo, pero Verdejo mostró casta y se creció ante el castigo para terminar ganando de manera legítima.

Todo esto que pasó no es malo para la promisoria carrera del joven boricua. Todo lo contrario, son dos tremendas lecciones.

ENTÉRATE: Dodger Stadium, posible escenario para GGG-Canelo

Primero frente a Silva, porque el brasilero zurdo elusivo y escapista frustró al “Diamante” toda la noche y se negó a pelear. Y frente a Rodríguez, porque el mexicano se paró sin miedo y cambio golpes con mucha valentía.

Cara y contracara en las dos recientes peleas de talentoso muchacho boricua que, ya lo vimos, pasó muchos problemas, pero mire usted un detalle: nadie discutió la legitimidad de sus victorias.

Mucho ruido por lo que no hizo, pero poca valoración de lo que sí ejecutó de manera impecable. Sufrir arriba del ring y verse obligado a encontrar respuestas, mirando o sin mirar a la esquina.

No tiene que haber pánico porque de aquí en adelante, si es que quiere ser campeón mundial, sus rivales van a ser tan duros y tan atrevidos como Rodríguez.

Luego la seguimos.