Cuatro razones por las que ya será muy dificil detener a Trump

Los otros dos precandidatos en la contienda primaria republicana decidieron hacer una alianza para intentar detener al magnate en algunos estados. Pero los analistas indican que debieron de empezar mucho antes.
Cuatro razones por las que ya será muy dificil detener a Trump
Foto: Getty Images

Una supuesta “alianza” contra Donald Trump entre los otros dos precandidatos republicanos aún en la contienda está dando mucho que hablar en la competencia presidencial, pero la mayoría de los expertos duda que vaya a ser muy efectiva a estas alturas.

Este fin de semana, el senador Ted Cruz y el gobernador John Kasich, ambos aún compitiendo en las internas republicanas contra el favorito Donald Trump, anunciaron un acuerdo que supuestamente tiene como objetivo detener al magnate.

El acuerdo consiste en que John Kasich dejará de hacer publicidad y de competir en Indiana, un estado que vota la semana que viene, para que Ted Cruz pueda ir cara a cara contra Trump allí, y no dividir el voto con un tercero en la disputa.

Por su parte, Ted Cruz dejará de hacer campaña en Oregon y Nuevo México, que votan el 17 de Mayo y el 7 de Junio, para permitir que Kasich compita directamente con Trump allí.

El objetivo no es ganarle directamente a Trump en delegados, cosa que ya resulta imposible para Cruz o para Kasich. Lo que buscan es impedir que Trump llegue al número 1237, que es el que necesita para asegurar la nominación.

En este gráfico de NBC News puede verse cómo van los delegados.

La suma de los delegados en la contienda republicana
La suma de los delegados en la contienda republicana

La idea es que, de lograr que no llegue a ese número, los otros candidatos podrían ir a la convención nacional del partido en julio, donde convergerán los delegados de todo el país y allí negociar los votos para un nuevo nominado que no sea Trump.

Está claro que tanto Cruz como Kasich quieren ser ese candidato, así que es probable que allí terminara su alianza, aunque el profesor David Caputo, profesor de política de Pace University en Nueva York especuló que quizá se unirían en una fórmula “presidente-vicepresidente”.

“Me pregunto qué tan lejos irá la alianza”, indicó Caputo. “Podría ser una fórmula para combinar también sus esfuerzos en la convención, pero no se sabe”.

¿Demasiado tarde ya?

La complicación está, aseguran analistas, en que probablemente ya no hay mucho que puedan hacer para detener a Trump, quien ya tiene una sólida ventaja en delegados y parece listo a ganar otra serie de primarias mañana.

He aquí una lista corta de los múltiples problemas que enfrentan los republicanos que quieren tumbar a Trump desde dentro del partido, sobre todo a estas alturas.

1. Los votantes de Kasich quizá no voten por Cruz y viceversa

“Para que esto resulte, las campañas tienen que poder lograr que sus votantes hagan lo que ellos sugieren”, dijo el profesor Mark Caleb Smith, de Cedarville University en Ohio. “Creo honestamente que ambos ven a esta como la última oportunidad de detener a Trump y que es una movida desesperada”.

Desesperación es lo que Trump alegó contra ellos tras enterarse de la alianza, anunciada el domingo en sendos comunicados de prensa.

En Twitter, Trump lanzó varios ataques contra los otros dos republicanos.

“Wow, acaban de anunciar que el mentiroso Ted y Kasich se van a aliar para evitar que logre la candidatura republicana. Están DESESPERADOS”, dijo Trump, enfativando las mayúsculas.

//platform.twitter.com/widgets.js

Es lógico que Trump lo diga, pero no es el único que lo está haciendo.

2. Parece una conspiración contra Trump

La alianza refuerza el argumento de Trump de que la máquina partidista está contra él y eso es algo que muchos votantes republicanos detestan, al menos este año.

“Es absolutamente estúpido que lo hayan dicho de esta manera”, dijo la analista de NBC News Sherry Bebitch Jeffe, profesora de USC. “Pero francamente creo que lo que hace es apoyar el argumento de Trump de que hay una conspiración partidista en su contra. Y eso lo ayuda con muchos votantes”.

3. Los números ya lucen muy favorables para Trump de nuevo

La verdadera clave es Indiana, que vota el 3 de mayo, ya que mañana martes es probable que Trump arrase en varios, si no todos, los estados que votan: Connecticut, Pennsylvania, Maryland, Delaware.

“Las fuerzas anti Trump siguen llegando tarde”, explica Raph Sonenshein, director del Instituto Pat Brown de estudios políticos en California. “No hay una estrategia real para detener a Trump, sólo el puede detenerse a sí mismo”.

4. La “alianza” comenzó mal y siguió peor

Supuestamente, Kasich ya no va a competir en Indiana porque allí Cruz tendría que ganar para negar a Trump la gran mayoría de los delegados. Pero Kasich dijo este lunes, unas horas después de anunciado el acuerdo con Cruz, que los votantes de Indiana “aún deberían votar por mí”.

“No estoy haciendo campaña en Indiana sino simplemente estoy enfocándome en otros estados. No es gran cosa”, dijo KAsich.

Los demócratas observan desde afuera con cierta alegría.

“Wow, duró poco la alianza. Cruz y Kasich están buscando relevancia con desesperación, a pesar de que matemáticamente no tienen ninguna posibilidad de ganar la nominación sin meter al partido en un caos mayor”, dijo el secretario de prensa del Comité Nacional Demócrata, Mark Paustenbach.

No obstante, aún queda un rayo de esperanza, dijo Patrick Murray, director del Instituto de Encuestas de Monmouth University.

“Lo que importa son los números. Todo podría basarse en un delegado o unos pocos”, dijo Murray. “Si Trump no llega muy cerca de los 1237 delegados necesarios al final del proceso primario, la convención puede abrirse al igual que la competencia”.

Eso es lo que esperan Cruz y Kasich. Y probablemente no son los únicos.