Ahorrar, aunque sea poco, marca la diferencia

Para gastos imprevistos son más importante los fondos de emergencia que los ingresos

Ahorrar, aunque sea poco, marca la diferencia
Apenas $250 en ahorros permiten a las familias tener un útil colchón para emergencias./Shutterstock
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

¿Empezó el año con el propósito de ahorrar y ahora está desanimado porque no ha llegado muy lejos? Evite este sentimiento. En cuestión de ahorros, incluso pequeñas cantidades marcan importantes diferencias para muchas familias y por extensión para sus comunidades y ciudades.

Y es algo importante para hogares de bajos, medios e incluso elevados ingresos ya que según las cifras que maneja el Urban Institute el 24% de las familias no tienen ahorros en cash y el 62% apenas tienen $5,000 en otras cuentas de ahorro que no sean las de jubilación. Curiosamente 1 de cada 10 hogares que tienen ingresos por encima de los $72,120 anuales no tienen ahorros con los que hacer frente a un aprieto financiero.

Según el Urban Institute, con apenas $250 ahorrados para fondos de emergencia se puede hacer frente a pagos inesperados como una enfermedad, una factura de luz más alta de lo planificado o la falta de un ingreso. Estos trastornos, por pequeños que sean, pueden dar lugar a una cadena de efectos indeseados para muchas familias que a veces recurren a carísimos préstamos del día de pago u otras vías para conseguir pequeñas cantidades con las que hacer frente a una factura.

Este grupo de estudio explica que hay que ser prácticos y no muy ambiciosos ya que con cantidades que van de los $250 a los $749 se pueden cubrir un buen número de gastos inesperados que son más frecuentes de lo que nadie planea. “Eso no quiere decir que ahorrar más no es mejor, porque cuanto más se destina a fondos de emergencias menos reveses se tienen”, explica Signe-Mary McKernan de este instituto de estudio. “Pero lo importante es evitar no empezar por que se tengan ambiciones muy elevadas”, explica. Es algo que los artistas se repiten mucho, “que lo perfecto no sea enemigo de lo bueno”.

Ahorrar pequeñas cantidades es una cuestión de una cierta planificación y tiempo. Los expertos de este instituto constatan que cuando hay gastos imprevistos los ahorros son más importantes que los ingresos. “Los análisis muestran que un hogar de bajos ingresos (menos de $32,280 al año) con $2,000 a $4,999 en un fondo de emergencia está en mejor situación que otro en el que se ingresen más de esta cantidad y menos de $72,120 anuales y viven justos con el pago de sus salarios”.

¿Una solución?

Igual que se descuentan automáticamente los impuestos de los salarios o se deduce una cantidad para la cuenta de jubilación, el Urban Institute sugiere que se hagan contribuciones automáticas a una cuenta de ahorro o una tarjeta prepapago.

La regla de los $5

Aunque la mayor parte de las personas que tienen tarjetas las usan incluso para pequeños pagos y eso hace difícil poner monedas en la alcancía, no es mala idea empezar a usar cash para hacer pagos y no solo depositar centavos en la cuenta casera de ahorros. Una de las estrategias para ahorrar algo más deprisa es destinar cada billete de $5 que caiga en sus manos al ahorro. No es tan frecuente como el de $1 y no es tan costoso como el de $10. Meter (y no sacar a no se que haya una emergencia) ese billete en un sobre bajo llave es, a largo plazo, una inversión no demasiado gravosa que puede ser muy rentable.