Los padres vuelven al trabajo

La recuperación del mercado laboral ha permitido el retorno de muchos hombres a la fuerza laboral

Los padres vuelven al trabajo
Durante la crisis el desempleo afectó duramente a los padres./Shutterstock
Foto: Shutterstock

La Gran Recesión tuvo efectos devastadores en el empleo y más aún en el masculino que dominaba sectores pujantes como la construcción y las finanzas. La explosión de la burbuja dejó a muchos hombres recibiendo los beneficios de desempleo, al frente de sus casas y de las rutinas de sus hijos mientras sus parejas trabajaban. Lo que era evidente para quienes iban a la compra o parques infantiles a las 11.00 de la mañana en días de trabajo ha llegado incluso a la publicidad.

Pero las cosas están cambiando.

Con la mejora del mercado laboral, la renovada fortaleza de la construcción y el impulso de la innovación tecnológica, más padres están volviendo a ocupar puestos de trabajo remunerados.

Según las estadísticas hechas públicas recientemente por el departamento de Trabajo, en 2015, en el 6.9% de las familias había una persona desempleada frente al 8% del año anterior y el 12.4% en 2010, uno de los peores años de la crisis. La mejora ha sido más notable entre las familias asiáticas y blancas que entre los latinos (9.7%) y los negros (12%) en las que persisten porcentajes más elevados.

Con todo, buena parte de ese descenso es atribuible a la vuelta al trabajo de muchos hombres.

En  2010 el 7.4% de los hogares con parejas o matrimonios e hijos menores de 18 años estaba sostenida solo por el trabajo de la madre. El año pasado, cuando la tasa de desempleo empezó a rondar el 5% ese era el caso del 5.3% de las familias. Hace seis años, el 8.2% de los padres de menores de 6 a 17 años no trabajaba. En 2015 este porcentaje se ha reducido en dos puntos.

Y todo ello sin que las madres hayan dejado sus puestos de trabajo fuera de la casa. El refuerzo del mercado laboral está haciendo sitio a cada vez más miembros de familias y el 64.4 de las familias tenía tanto a las madres como a los padres empleados en 2015 en las familias con hijos de 6 a 17 años. Hace seis años, con más desempleo, el 62.5% contaba con esta doble fuente de ingresos.

Curiosamente los padres casados tienen un ratio de desempleo menor que quienes tienen otro estatus de pareja y su participación en el mercado laboral (ya sea trabajando o buscando empleo) también es más elevada entre los casados, según el departamento de Trabajo

Madres muy trabajadoras

Las madres con niños menores de seis años suelen participar menos del mercado laboral (ni trabajan ni buscan empleo). En muchas ocasiones porque el gasto de cuidados de hijo no compensa el segundo ingreso. En el caso de los niños menores de un año apenas hay diferencias si están casadas o no y hay poco empleo femenino en ese periodo. Pero son las madres que no están casadas las que antes buscan trabajo fuera de casa, sobre todo si son las que mantienen el hogar. En el caso de las familias mantenidas por las madres el 70.8% trabajaban el año pasado. Eso si, los padres tenían más oportunidades que ellas, porque en los hogares mantenidos por un padre el 82% tenía trabajo.