Elecciones en Tamaulipas “tiemblan” ante la sombra del crimen organizado

Elecciones en Tamaulipas “tiemblan” ante la sombra del crimen organizado
La inestabilidad poítica y la corrupción, ponen en riesgo las elecciones en Tamaulipas.
Foto: Alfredo Estrella/AFP / Getty Images

MÉXICO.- Wenseslao Zúñiga es un profesor de escuela y político de un pequeño municipio de Tamaulipas que desde el 2012 lideraba de manera local al Partido Revolucionario Institucional (PRI) hasta que su homólogo nacional, Manlio Fabio Beltrones, lo echó de la candidatura con la que pretendía ser presidente municipal de Hidalgo, Tamaulipas.

No fue el único. En total fueron tres los priistas expulsados bajo acusaciones de ser comprados o amenazados por el crimen organizado, pero el maestro lo niega.

“Me están difamando”, dijo en entrevistas con la prensa local del estado que aporta uno de los mayores porcentajes del Producto Interno Bruto al país, mientras se desmorona por la inseguridad que genera la disputa entre los cárteles del Golfo y los Zetas por el control del territorio para tráfico de droga, secuestros y extorsiones.

A juicio de Zúñiga, la acusación en su contra es una estrategia para restarle popularidad al candidato a gobernador por el Partido Acción Nacional (PAN), Francisco García Cabeza de Vaca, quien encabeza las encuestas  y a quien él mismo le dio su apoyo porque cree que tiene más posibilidades.

A juicio de García Cabeza de Vaca los ciudadanos que se manifiestan actualmente a su favor, lo hacen por ir en contra de un estado en el que jamás ha perdido el PRI y que, en dado caso, fue este partido el que ha permitido las operaciones del crimen.

“¿Qué no son los ex gobernadores priistas Eugenio Hernández y Tomás Yarrington quienes enfrentan acusaciones en Estados Unidos por sus nexos con el narcotráfico?”

Los argumentos de sus rivales parten de la lógica de que, al igual que despertó el interés de gente como Zúñiga, la popularidad de Cabeza de Vaca también ha despertado el interés de la mafia para apostar a su favor al punto de obligar a medios de comunicación a bloquear los anuncios de los candidatos rivales en algunas zonas.

En fechas recientes, cuatro candidatos del PRD en los municipios de Camargo, Mier, Miguel Alemán y Díaz Ordaz renunciaron porque supuestamente fueron amenazados o intimidados por supuestos criminales partidarios del PAN.

Lo cierto es que en total, las autoridades electorales han reconocido la renuncia de 52 políticos de diversos partidos a ser parte de los gobiernos de Tamaulipas que renovarán el 5 de junio a las presidencias municipales, al gobernador y el congreso local.

En 2010, el candidato priista Rodolfo García Cantú fue asesinado cuatro días antes de las elecciones y su hermano Egidio fue quien tomó su lugar para hacerse de la victoria con la que gobernó en el último sexenio.