Más gente deja su trabajo, y eso es bueno

El porcentaje de personas que dejan voluntariamente el trabajo empieza a ser como el de antes de la crisis
Sigue a La Opinión en Facebook
Más gente deja su trabajo, y eso es bueno
La construcción no es uno de los sectores más dinámicos a nivel nacional./Shutterstock
Foto: Shutterstock

En abril no se consiguió llegar a pasar la barrera de los 200,000 nuevos trabajos creados. Según el departamento de Trabajo la economía añadió 160,000 empleos netos y sin ser una mala noticia del todo, rebajó mucho la media de los últimos meses.

Esta semana, sin embargo, se ha conocido un dato de este mismo departamento de Trabajo que tiene felices a los economistas. Unos tres millones de personas dejaron su trabajo voluntariamente en marzo. De hecho, el porcentaje de personas que dejó su trabajo de esta manera es mucho más elevado que los que tienen que abandonar su empleo porque les han dado un sobre rosa (la carta de despido) que suman 1.7 millones de empleados.

Las cifras se mueven en este sentido como antes de la Gran Recesión y eso es positivo los trabajadores dejan su empleo porque encuentran algo mejor en un mercado laboral dinámico o porque piensan que es fácil fichar por otra empresa. Dejar el trabajo voluntariamente es un signo de optimismo, de que el mercado se está moviendo y que hay más competitividad en las ofertas de empleo (mejores salarios o beneficios). Y de hecho es así.

Las cifras oficiales muestran que en marzo hubo 5.8 millones de ofertas de empleo una cifra casi récords y el ratio de desempleados por oportunidad laboral ha descendido. Las cuentas apuntan a que hay 1.4 desempleados por cada oferta de trabajo. En lo peor de la recesión esta cifra estaba por encima de los seis desempleados por oferta de trabajo.

Durante los años de la grave crisis los despidos masivos fueron significativamente mayores que las salidas voluntarias. Muchas empresas redujeron sus plantillas para tener menos costos durante la crisis (otras desaparecieron) y a pesar de que para evitarse más despidos se redujeron salarios y se retiraron beneficios, muchos trabajadores prefirieron mantener un peor trabajo porque no había percepción generalizada de mejor oportunidad.

¿Se han acabado los problemas del desempleo?

No. La recuperación es uniforme en todos los sectores de la economía. Como se encarga de recordar el Economic Policy Institute, de tendencia progresista, en algunos sectores como la salud, la asistencia social y los servicios profesionales y de negocios la coyuntura es buena “pero hay una gran brecha entre quienes buscan trabajo y las ofertas de empleo en otras industrias. Por ejemlo, hay cuatro desempleados en la construcción por cada puesto de trabajo que se crea nuevo.

En este sentido, la tasa de desempleo de los latinos, muy dependiente de sectores muy estacionales como la agricultura y la construcción, sigue estando por encima de la media nacional que es del 5%. En marzo, la tasa en esta comunidad era del 5.6% apenas una décima porcentual menos que el año anterior y en abril del 6.1%.