De Occupy Wall Street a Bernie Sanders: legado político de un país cambiante

¿Qué dejó la candidatura de Bernie Sanders? Es pronto para decirlo, pero ello dependerá en parte de la generación de jóvenes que ayudó a movilizar y que instó a participar políticamente en años por venir.
De Occupy Wall Street a Bernie Sanders: legado político de un país cambiante
Bernie Sanders durante su evento en vivo para sus seguidores el jueves por la noche.
Foto: Matt McClain-Pool / Getty Images

El jueves por la noche en su video anuncio a sus seguidores, el senador Bernie Sanders, dijo que esperaba que la historia marcara este año como algo importante para el país.

“Espero que futuros historiadores digan que el movimiento que revirtió nuestro avance a la oligarquía y que inició la creación de un gobierno que representa a todos y no sólo a unos cuantos, se inició con la revolución política de 2016, dijo.

Sanders pidió a sus seguidores que continuarán la llamada “revolución política” presentando sus propias candidaturas a puestos públicos a todo nivel y dijo que buscaba no sólo “transformar el partido demócrata sino el país”.

La gran pregunta es… ¿lo logrará?

No hay bola de cristal para saberlo, pero su video anuncio fue visto en vivo por más de 200,000 personas, una cifra impresionante para cualquier evento político y la inmensa mayoría de sus seguidores aún siguen convencidos de que el camino a seguir es el que ha marcado el senador de Vermont, de 74 años de edad.

Y de acuerdo a su campaña, al día siguiente del anuncio, unas 6,700 personas acudieron al sitio web BernieSanders.com/win al que los invitó durante el mismo, para informarse más sobre las posibilidades de perseguir una candidatura política a diversos niveles de gobierno.

Sanders mismo reaccionó el viernes indicando que tal respuesta es “extraordinaria”.

Si esto se traduce en verdaderas candidaturas dependerá también, en parte, del apoyo que exista en un movimiento que está, en gran medida, fuera del partido demócrata o que significa una expansión del mismo.

Durante más de un año, Sanders llevó a cabo una improbable campaña a la presidencia desde la izquierda estadounidense que muchos creían muerta y ha movilizado a millones de gente joven y trabajadora que han servido como voluntarios, han dado de su bolsillo y continúan esperanzados en un cambio.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Pero ahora Sanders les ha dicho que el único cambio posible se llevará a cabo si ellos toman la iniciativa, y se integran al sistema político para “transformarlo”.

Aunque aún es pronto para saber el efecto a largo plazo de la candidatura de Sanders y el movimiento que generó, hay quienes ven en ello la continuación de “Occupy Wall Street”, una serie de protestas que se iniciaron en septiembre de 2011 y que enfocaron la atención del país en la disparidad económica y social, creando la frase “el 1%”, para denotar la clase élite, que Sanders tanto ha utilizado.

“La candidatura de Sanders es un movimiento que continuó la conversación, iniciada por Occupy Wall Street, sobre la desigualdad económica y política en este país”, apuntó el profesor Thomas de Luca, politólogo de Fordham University.

“Sanders logró elevar aún más la discusión sobre estos temas, y tuvo un impacto significativo en la generación joven”, agregó De Luca. “El momento  es clave porque nadie más se atrevió a hacerlo, desafiar a Hillary Clinton como él lo hizo ya ha tenido su efecto”.

Aunque Sanders ha dicho que uno de sus objetivos es incluir muchas de sus ideas en la plataforma del partido demócrata, algunos dudan que ello pueda tener un efecto a largo plazo. Tras la convención, casi nadie le hace caso a la plataforma, apuntan.

“Es cierto que la plataforma no obliga a nada, ni tiene fuerza legal”, agregó De Luca. “Pero eso no quiere decir que Hillary Clinton, como candidata y luego, si es electa, no esté bajo presión, sobre todo si los seguidores de Sanders avanzan en puestos públicos o al menos, metidos en la discusión política”.

No obstante, funcionarios públicos que antes apoyaron a Sanders, como el congresista de Arizona Raul Grijalba, uno de los pocos latinos de alto perfil que estuvo al lado del senador, ya anunciaron que apoyaban oficialmente la candidatura de la virtual nominada Hillary Clinton.

El propio Sanders, durante su discurso del jueves, apuntó que lo logrado por su candidatura ya era evidente. Por ejemplo, en la forma de financiar su campaña y en contra del  “corrupto sistema de financiamiento que existe en la nación”.

Para De Luca, sin embargo, demostró algo más. Que hay una nueva generación en Estados Unidos que quiere implementar ideas progresistas y que no tiene miedo de la etiqueta “socialista”.

“Hace décadas, muchas décadas, que ningún candidato o figura que se llamara socialista llegaba a ninguna parte”, dijo De Luca. “Aunque yo creo que el más bien es un demócrata estilo “New Deal”, está claro que hay un nuevo estadounidense cuyas ideas son diferentes y que quiere ver una sociedad más justa”.