Una discrepancia en su acta de nacimiento no le permite legalizarse

Funcionarios consulares advierten a sus connacionales de corregir sus documentos antes de someterlos a USCIS o cualquier agencia de gobierno
Una discrepancia en su acta de nacimiento no le permite legalizarse
La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

Un sólo número ha metido en apuros a una mexicana, que no ha podido legalizarse desde hace 30 años.

Para María, quien pide ocultar su apellido, este enredo comenzó en 1986, cuando sometió documentos a las autoridades federales tratando de beneficiarse de la benévola amnistía migratoria.

En ese paquete que envió a las autoridades migratorias iba un acta que, debido a un error tipográfico que se cometió en una oficina del Registro Civil en México, indicaba una fecha incorrecta de su nacimiento. Esa equivocación cambió su edad en el certificado, que recién se había elaborado porque no se encontró registro del original.

“No me quedó otra opción que aplicar con la fecha del acta equivocada”, contó María, quien aceptó ese dato falso pensando en que así no retrasaría su intensión de legalizarse. “Nadie me garantizaba que en ‘equis’ tiempo me iban a encontrar mi acta correcta”, continuó.

La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980
La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

Lo que no sabía era que había lanzado una bola de nieve. Mientras avanzaba su proceso, María recibió un permiso temporal de trabajo y otro para salir del país, pero éstos que indicaban la fecha de nacimiento errada. Con el último, ella visitó a sus familiares en México y reingresó a este país.

Al final, la amnistía no se le otorgó por insuficiencia de pruebas.

Hace poco, María usó su acta de nacimiento correcta para solicitar la residencia permanente ahora a través de su hijo, pero el Servicio de Naturalización y Ciudadanía (USCIS) notó la discrepancia.

Para la dependencia federal, se trata de dos personas distintas y negó el caso, incluso después recibir pruebas de ADN que confirman que ella es madre biológica de quien pide su legalización.

“Solamente es un número distinto en su acta de nacimiento, es el año el que está equivocado, y por eso dudan que sea la misma persona”, señala la abogada de inmigración Jessica Domínguez, quien logró que el USCIS reabriera el caso considerando que no se enviaron evidencias suficientes.

La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980
La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

La postura de USCIS

Claire Nicholson, vocera de USCIS en Los Ángeles, resaltó que hay alternativas para quienes someten documentos con errores para reportarlos y corregirlos.

Por ejemplo, en una petición que haría la dependencia para recibir información adicional, negando el caso para reabrirlo con los datos correctos o incluso cuando se realiza la entrevista en persona con un agente del organismo.

“Hay varias oportunidades para poder corregir algo”, subrayó Nicholson, quien resaltó que cuando el USCIS sospecha de fraude inicia una investigación del trámite.

Personas que enfrentan problemas de distinta índole a causa de errores tipográficos en sus documentos llegan con frecuencia al Consulado de México en Los Ángeles, que desde el año pasado tiene facultad para resolverlos gracias a un cambio legislativo que le permite expedir actas de nacimiento.

Consulado pide tener cuidado

Georgina Marina, cónsul de asuntos jurídicos, alerta que un dato incorrecto en un certificado de nacimiento o una identificación puede ocasionar un problema tan serio como la deportación.

“Porque las autoridades migratorias son muy cuidadosas y pueden creer que la persona está tratando de cometer fraude”, explicó la funcionaria.

A menudo los migrantes cambian sus datos personales -por ende su identidad- para encontrar empleo, porque no les gusta su nombre original, para evadir a la Policía o por desconocer las consecuencias.

Tocan fondo cuando solo tienen documentos con esa información errada y deben realizar un trámite ante las autoridades migratorias o alguna agencia del orden.

Cada día, el Consulado recibe al menos a uno de sus connacionales con líos por esos cambios ilegítimos.

La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980
La señora María no ha podido legalizarse por un número incorrecto en un acta de nacimiento que presentó a las autoridades migratorias desde la década de 1980. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

La señora María no duda que obtendrá la residencia permanente, pero se pregunta: ¿hasta cuándo?

“Todo esto ha sido tan desgastante. Estoy atrapada, llevo 18 años sin poder salir a ver a mi familia. Mi padre falleció, mi mamá también, y no fui”, expresó esta migrante.

Marina recomienda a sus paisanos acudir a su consulado en esta ciudad para corregir sus documentos antes de someterlos a USCIS o alguna otra entidad de gobierno.

“La gente no lo considera tan relevante y cree que no hay repercusiones, pero desgraciadamente sus vidas se complican aún más”, señaló la funcionaria.

Este es el consejo que comparte María, cuya edad correcta es 63 años, con sus paisanos: “Revisen todos sus documentos y tengan mucho cuidado para que no tengan un problema como el mío”.