Los Ángeles pagaría $2.63 millones por el caso de Gabriel Fernández

Condado aprueba acuerdo monetario en demandas de familiares del niño que fue golpeado y torturado hasta la muerte en Palmdale
Los Ángeles pagaría $2.63 millones por el caso de Gabriel Fernández
Foto familiar dada a conocer tras la muerte del pequeño Gabriel Fernández.
Foto: Archivo / La Opinión

La Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles aprobó un acuerdo monetario para poner fin a una demanda en su contra por parte de los familiares de Gabriel Fernández, un niño de 8 años que fue golpeado y torturado hasta la muerte en Palmdale, presuntamente por su madre y el novio de ésta.

Aunque los detalles no se darán a conocer hasta que todas las partes estén de acuerdo, en junio, dos juntas legales del condado votaron para recomendar un acuerdo de $2.63 millones por las querellas presentadas por el padre, hermanos, abuelos y otros familiares del lado paternal de Fernández, informó el periódico Los Angeles Daily News.

La próxima aparición en corte por el caso es en octubre.

En abril, la Fiscalía del condado de Los Ángeles presentó cargos en contra de cuatro trabajadores sociales en relación con la muerte del niño ocurrida en Palmdale en 2013.

Los cuatro acusados son: Stefanie Rodríguez, de 30 años, Patricia Clement de 66, y sus supervisores Kevin Bom, de 37 y Gregory Merrit de 50.

Cada uno enfrenta un cargo de abuso de menores y un cargo de falsificar registros públicos. Ambos son delitos graves.

Se espera que todos ellos se presenten en la corte superior de Los Ángeles este jueves para recibir sus cargos oficialmente. Los fiscales pedirán una fianza de $155,000 dólares para cada uno.

De ser encontrados culpables, cada uno enfrenta una sentencia máxima de 10 años en prisión estatal.

Pearl Sinthia Fernández y su novio Isauro Aguirre se declararon no culpables de un cargo de asesinato por la muerte de Gabriel Fernández.
Pearl Sinthia Fernández y su novio Isauro Aguirre se declararon no culpables de un cargo de asesinato por la muerte de Gabriel Fernandez.

El caso

El niño, quien había vivido con sus abuelos maternos en Pacoima desde la edad de 1 año hasta octubre 2012, regresó con su madre cuando ésta decidió pedir su custodia y pidió ayuda al Departamento de Servicios para Niños y Familias del condado de Los Ángeles (DCFS).

Rodríguez, Clement, Bom y Merritt trabajaban para DCFS y estaban encargados del caso de Gabriel Fernández, quien fue encontrado severamente golpeado y torturado en mayo de 2013, apenas meses después de haber regresado a vivir con su madre.

El menor presentaba un cráneo y costillas rotas, así como quemaduras en todo su cuerpo. El falleció el 24 de mayo.

El caso generó fuertes críticas contra DCFS pues los abuelos del niño y hasta la maestra del menor habían denunciado que era víctima de abuso por parte de su madre, Pearl Fernández y el novio de ésta, Isauro Aguirre.

La muerte del pequeño Gabriel Fernández, de 8 años, demandó cambios en la protección de niños del condado. /ARCHIVO
La muerte del pequeño Gabriel Fernández, de 8 años, demandó cambios en la protección de niños del condado. /ARCHIVO

Documentos de la corte muestran que se presentaron más de 60 quejas en DCFS contra la madre del menor y que la agencia realizó ocho investigaciones de la familia, incluyendo una que se llevaba a cabo cuando falleció el niño.

Pearl Fernández y su novio siguen tras las rejas acusados de asesinato.

La Fiscalía acusa a Rodríguez y Clement de falsificar reportes que debieron haber documentado las señales del creciente abuso físico del niño y la falta de participación de la familia en los esfuerzos del DCFS para cambiar esto.

Bom y Merritt supuestamente sabían o debieron haber sabido que estaban aprobando reportes falsos que iban en conflicto con el cada vez más deteriorado bienestar físico de Gabriel, lo que le permitió seguir en la casa de su madre en Palmdale.