Tres consejos antes de discutir de política en el trabajo

La corrección en las formas a veces evita que los empleados se enfrenten a los problemas
Tres consejos antes de discutir de política en el trabajo
Los empresarios y gerentes deben hacer pública su política con respecto a tener material de campaña en los centros de trabajo./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Es casi inevitable. Tradicionalmente se  ha considerado políticamente incorrecto discutir de política en el lugar de trabajo, pero la intensidad de esta campaña, sus disfuncionalidades, la polarización política, el ciclo de noticias de 24 horas y lo que está en juego, hacen imposible que no se hable de ello entre compañeros y empleadores.

El problema es que las posturas están tan encontradas que en muchas empresas se está calentando el ambiente de trabajo.

Según descubrió mediante una encuesta CareerBuilder hace unos días, el 30% de los empleaodores y uno de cada cinco empleados ha discutido con un colega sobre un particular candidato, sobre todo del candidato republicano, Donald Trump. Discuten más los hombres que las mujeres y más en industrias como las tecnologías de la información que en la salud por ejemplo.

Según Rosemary Haefner, responsable de recursos humanos de este portal de empleo, con lo pasional que esta siendo esta campaña “se corre el riesgo de decir cosas o tener comportamientos que pueden ser considerados no profesionales o discriminatorios”. Haefner recomienda templaza, respeto y da tres pistas a los gerentes para evitar que las conversaciones se conviertan en contenciosos.

  • Reconocer que la linea que separa la libertad de expresión y una fuente potencial de conflicto es muy delgada. Hay que recordar a los empleados que se ha de ser tolerante con ideas, creencias y necesidades diferentes.
  • Asegurar que las políticas de acoso y el sistema de quejas son públicas y los empleados las conocen. Los trabajadores deben saber si hay reglas sobre material electoral en las oficinas, si se puede poner un cartel o no en un cubículo apoyando a un candidato, por ejemplo.
  • Crear una cultura de diálogo abierto y respeto mutuo. Si eso no funciona, la recomendación es que se instuya a los empleados a que dejen la discusión.

¿Es bueno o malo?

Muchas empresas aconsejan a sus emplados ser políticamente correctos pero la encuesta de CareerBuilder revela que se están llegando un nivel muy elevado de censura. Es algo que puede tener un efecto negativo cuando hasta el 33% de los trabajadores, un tercio, tienen miedo de compartir opiniones porque se tomen como algo fuera de lugar o no correcto.

Aunque el 22% creen que la corrección política ha hecho que su lugar de trabajo sea más fuerte, el 34% considera que ha perjudica a los negocios porque las personas tratan de evitar los problemas y confrontarlos con su criterio.