‘Nunca en mi vida había escuchado acerca del Alzheimer’

Estudio revela necesidad urgente de informar a los latinos acerca del esta enfermedad y cómo enfrentarlo

Martha Díaz aún recuerda cuando tuvo que tomar la drástica decisión de dejar su vida cotidiana y su empleo de tiempo completo para convertirse prácticamente en “la madre” de su propia mamá al darse cuenta que ya no podía cuidarse sola.

“Los vecinos me decían que se salía del apartamento y caminaba perdida, dejaba la puerta abierta o la estufa prendida”, dijo Díaz acerca de su madre.

En 2004 y a sus 77 años, Florentina García fue diagnosticada con Alzheimer.

“Nunca en mi vida había escuchado acerca del Alzheimer”, dijo Díaz de 63 años.

El Alzheimer es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento, explica la asociación de Alzheimer. Los síntomas casi siempre se desarrollan de manera lenta y empeoran con el tiempo. Al llegar a este punto, se lega a ser lo suficientement grave como para interferir con las tareas diarias.

Un estudio publicado ayer reveló que existe una necesidad urgente para invertir e investigar en esta enfermedad con educación de salud y pruebas clínicas para la comunidad latina.

09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer's. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer’s. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Tras años de investigación, el reporte “Latinos y la enfermedad de Alzheimer: Nuevos Números Detrás de la Crisis” sugirió que a menos que un avance médico sea descubierto para prevenir, curar o retrazar la progresión de la enfermedad, la incidencia y el costo del Alzheimer en los latinos en Estados Unidos aumentará significativamente para el 2060.

El reporte publicado por el Instituto para el Envejecimiento Edward R. Roybal en USC y la red de Latinos Against Alzheimer’s identificó en 2012 que 379,000 latinos estadounidenses vivían con la enfermedad, pero se estima que para 2030 aumentará a 1.1. millones y que para el 2060 a 3.5 millones. Esto significa un incremento del 832%.

Pese a que no hay cura para el Alzheimer, existen cierto tipo de medicinas que pueden retrasar el proceso, dijo el Dr. William Vega, coautor del reporte y director ejecutivo del instituto.

09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer's. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer’s. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

El doctor explicó que hasta el momento exiten 30 medicinas en periodo de prueba pero “tomará de cinco a siete años para revelar los resultados”.

“Estamos en una etapa muy temprana” para encontrar una cura real, aseveró.

Cuidados en casa

Luego de uscar información por su propia cuenta, Díaz ha llegado a entender mejor la enfermedad, el comportamiento de su madre, los medicamentos y los hábitos alimenticios que necesita.

“La realidad es que el Alzheimer es diferente en diferentes grupos de personas. Se puede acelerar en algunos mientras que otros pueden que ni siquiera saber que lo tienen”, dijo el doctor Vega.

09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer's. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer’s. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Entre las razones de por qué hay esta diferencia es que los familiares no saben detectar la enfermedad a tiempo y cuando finalmente lo hacen, no saben con exactitud qué pasos seguir para tratarla.

Díaz enfrentó esa realidad hace 12 años, cuando su madre fue diagnosticada; no hubo información ni recursos disponibles para ellas.

“Los doctores no sabían nada sobre qué hacer para lidiar con la enfermedad”, recordó.

Esta información corrobora la urgente necesidad para hacerle frente a la desigualdad en la atención de salud que afectan a las minorías en EEUU, dijo el el doctor Vega.

“Hay una enorme necesidad de crear conciencia. El problema tiene que ser enfrentado en múltiples frentes como cualquier otro problema, incluir a los servicios sociales, médicos, entre otros”.

Agregó además, que los niveles socioeconómicos, educación y hábitos alimenticios pueden jugar un papel importante en la causa de la enfermedad, así como el estilo de vida.

García, hoy de 89 años, padece de diabetes y a diario debe tomar un cóctel de pastillas; cuatro en la mañana y otras seis durante la tarde para sus otras enfermedades.

09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer's. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
09/20/16/ LOS ANGELES/Caregiver Martha Diaz retired early in order to take care of her elderly mother Florentina Diaz who has been battling Alzheimer’s. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

“Los latinos tienen más del 50% de probabilidad de padecer de Alzheimer que los blancos no latinos, pero son menos probables de recibir un diagnóstico médico”, dijo Vega.

García recibe cuidados todos los días de 7:00 a.m. a 1 p.m. en una clínica. Esto permite que Díaz, quien desde 2015 se convirtió en la cuidadora oficial de su madre y por lo que hoy recibe un sueldo, pueda encargarse de otras cosas como participar con un grupo de apoyo con otros cuidadores.

“Yo creo que esto nos ayuda mucho; podemos llorar, gritar, contar nuestras experiencias y nos damos ánimo unos a otros”, aseveró.

El estudio reveló que a pesar el incremento del Alzheimer y otras enfermedades entre los latinos, la participación en pruebas clínicas que se enfocan en el tratamiento y prevención de Alzheimer es extremadamente baja con una participación aproximada de 1%. Esto corrobora la necesidad de aumentar los esfuerzos para involucrar a los latinos en estudios clínicos.

Con los años Díaz ha logrado acoplarse a su nuevo estilo de vida aunque asegura que no es fácil. Sin embargo, llevar a su madre a ver películas al cine o comer chicharrones en el parque son momentos que no tienen precio.

“Siempre le gusta arreglarse, maquillarse y sonreír”, dijo Díaz mientras la contemplaba sentada en el sillón.