Foto: ¿’El Grinch’ se robó una patrulla policiaca?

Se trata de un agente que no recibió castigo por su imprudencia, y algunos agentes del Sheriff de San Bernardino no están muy contentos
Foto: ¿’El Grinch’ se robó una patrulla policiaca?
Un individuo disfrazado saluda a la cámara de tráfico tras saltarse un semáforo manejando un coche de la policía de San Bernardino.
Foto: Suministrada

Una fotografía que muestra a una persona no identificada robándose un semáforo en rojo en Victorville mientras conduce un coche de la Policía de San Bernardino fue presentada el lunes en el juzgado como prueba en una denuncia civil en curso contra el Departamento del Sheriff del condado de San Bernardino (SBCSD).

En la imagen, tomada en diciembre de 2013, se aprecia a un individuo disfrazado del personaje del “Grinch” que parece cometer deliberadamente la infracción de tráfico para activar la cámara y que ésta dispare la foto, en la que aparece saludando y con la cabeza fuera de la ventanilla. Además, la matrícula aparece cubierta, lo cual también es una violación del Código de Vehículos de California.

Tres agentes del departamento se han querellado contra el departamento por una serie de malas prácticas, entre las que supuestamente se cuentan haber encubierto el incidente y dejado impune al infractor. Según su testimonio, la foto habría sido exhibida en el departamento como una broma.

Pero este incidente es solo uno los muchos que la demanda esgrime contra el departamento. Brian Moler, Tim Jordan y Jeff Wetmore han denunciado que, además, el SBCSD ha destruido pruebas, alterado testimonios e implementado una cuota ilegal de multas.

Los tres agentes afirman que se negaron a romper la ley estatal y adherirse a esta cuota ilegal, y ahora reclaman compensaciones por haber sido víctimas, en consecuencia, de represalias por parte del departamento.

Moler declaró que se le apartó de su puesto y fue marginado por sus colegas cuando decidió ignorar unas cuotas supuestamente ilegales que el departamento había establecido en relación a la expedición de multas. Según el agente, el teniente Jon Billings de la comisaría de Victorville habría solicitado a todos los agentes de tráfico en moto, entre los que entonces se contaba Moler, expedir al menos 200 multas cada uno al mes.

Aunque la defensa ha alegado que Billings solo había mencionado esa cifra como una referencia y no una cuota formal, se ha demostrado que tenía un registro del número de multas que ponía cada agente y que se reunía con todos aquellos que no llegaban al supuesto mínimo.

Tres agentes han denunciado al San Bernardino County Sheriff's Department por, supuestamente, haber establecido cuotas ilegales, alterado pruebas relacionadas con multas de tráfico, dejado infracciones sin investigar y haber castigado a los tres demandantes por "chivatos" (Foto: San Bernardino County Sheriff's Department)
Tres agentes han denunciado al Sheriff por supuestamente haber establecido cuotas ilegales. (Foto: San Bernardino County Sheriff’s Department)

Según el testimonio de otro de los querellantes, Tim Jordan, por entonces supervisor de la unidad, en mayo de 2013 Billings contactó con él a través de un email porque había habido una reducción significativa en el número de multas y solicitó estadísticas de cada agente. Jordan se retiró un tiempo después a consecuencia de lo que denunció como “condiciones de trabajo hostiles”.

El abogado de los denunciantes también ha citado instancias en las que Moler fue presionado para reducir o hacer desaparecer multas por exceso de velocidad y otras infracciones cometidas por alto cargos como el entonces alcalde de Adelanto, porque necesitaban su financiación, u otros policías como un agente de la comisaría de Victor Valley bajo el pretexto de que no querían iniciar una “guerra entre comisarías”.

Después de que Moler se resistiera a esas presiones, las reseñas sobre su  rendimiento anual pasaron de calificarlo en casi todos los ámbitos como “por encima de las expectativas” a solo “cumple las expectativas” y a incluir avisos disciplinarios por supuestas infracciones menores. El agente denuncia que ese informe, y su degradación a tareas de patrulla, fueron represalias en venganza por no cumplir con la cuota ilegal.

El tercer demandante, Wetmore, por su parte, denunció que fue transferido tras protestar contra las órdenes de Billings y su segundo, el capitán Sam Lucia. La defensa arguye que los agentes son transferidos de forma rutinaria no como castigo, sino para que asuman diferentes responsabilidades.

El proceso judicial todavía está en marcha. Por el momento el Sheriff se ha negado a hacer declaraciones sobre la foto o las acusaciones.