Nadie le creyó cuando dijo que había sido violada hasta que hizo esto…

La valentía de una mujer inmigrante para contar su historia y cambiar su vida
Nadie le creyó cuando dijo que había sido violada hasta que hizo esto…

Es mujer y también una inmigrante guatemalteca en España. Dos estatus que de entrada suponen retos particulares. Ana, como muchas otras, fue también silenciada e invisibilizada por el sistema patriarcal.

Un profesor universitario que le dio cobijo en el país, la violó y la humilló. Se apropiaba de su dinero y controlaba las relaciones que ésta mantenía.

Según relató la chica a Nueva Mujer, el individuo la obligaba a llamarlo “amo” y le repetía que era “su puta”.

El hombre la llegó a atar con una cuerda para que  andara en cuatro patas. También le llamaba “su perra”. Ana pasó por una depresión paralizante que le hacía sentir verguenza e impotencia.  No comía, no dormía.

Hasta que un día la hispana se cansó y denunció los hechos. Ahí empezó una nueva batalla: que le creyeran.

La guatemalteca, sin embargo, no se dio por vencida, y armó una creativa estrategia para denunciar la injusticia a la que había sido sometida: un cómic.

yote-creo1
Parte de la campaña #Yotecreo.
yote-creo2
Parte de la campaña #Yotecreo.

En la historieta, Ana es una muñeca manipulada y agredida de múltiples maneras. La serie que hace apología de su caso desencadenó en la campaña virtual #YoTeCreo con la que buscan darle voz a las sobrevivientes de la violencia sexual y machista y quitar el estigma que rodea a las víctimas.