Bloqueos carreteros y marchas ciudadanas en protesta por “gasolinazo”

En 29 de los 32 estados de la República se registraron este tipo de actividades en contra del aumento en el precio del combustible
Sigue a La Opinión en Facebook
Bloqueos carreteros y marchas ciudadanas en protesta por “gasolinazo”
Miles de personas de todo México han expresado su inconformidad por resultado de la reforma energética de Peña Nieto.
Foto: EFE

Transportistas, así como integrantes de otros gremios, activistas y ciudadanos comunes protagonizaron manifestaciones el lunes en todo México para objetar el aumento a las gasolinas que entró en vigor el domingo, perfilándose un nuevo movimiento de oposición al presidente Enrique Peña Nieto.

Una de las principales manifestaciones se realizó en el estado occidental de Jalisco, donde los ciudadanos tomaron las calles de la zona metropolitana de la capital Guadalajara y bloquearon las principales carreteras.

De acuerdo con cifras de bomberos de la ciudad, unas 3.000 personas participaron en las marchas que obstruyeron las principales avenidas de la zona centro de la ciudad.

“¡No al gasolinazo!”, “¡Nosotros los pusimos, nosotros los quitamos!” y ¡Fuera los corruptos! fueron algunas de las consignas expresadas por los manifestantes, que utilizaron además carteles y mantas para mostrar su repudio al gobierno de Peña Nieto.

“No estamos de acuerdo (con el alza). El Gobierno nos está robando todo y es justo que pongamos un hasta aquí”, dijo a Efe Susana Sánchez, una ama de casa.

Aseguró que continuará manifestándose hasta “que salgan los diputados, los senadores y hasta el presidente”.

“Que vean que ya no somos los agachados de siempre que nos dejamos, que vean que el pueblo puede salir adelante”, agregó.

La movilización fue convocada desde las redes sociales y reunió a miembros de organizaciones civiles, transportistas y ciudadanos que incluso expulsaron a los políticos que quisieron participar.

Loading the player...

El descontento popular se reflejó en hojas y hojas llenas de firmas con las que la agrupación Congreso Nacional Ciudadano pretende presentar una iniciativa de ley ciudadana para quitar el fuero a los diputados federales “por no representar los intereses del pueblo”, según explicó Carlos Tapia, uno de sus representantes.

La misma organización llamó a los asistentes a vencer la apatía. “Se veía venir cuando empezaron la implementación de todas las reformas, no solamente la energética, pero hasta que nos llega, hasta que nos está quemando es cuando la gente reacciona”, dijo el abogado.

Algunos asistentes afirmaron que realizarán un boicot y llamarán a la “desobediencia civil pacífica”.

“El chiste no es ser violentos, el chiste es darle donde más le duele al Gobierno, que son los impuestos”, dijo a Efe el estudiante Jorge Ochoa.

Durante la noche, agentes antimotines de la policía estatal desalojaron con gas lacrimógeno a los manifestantes que bloqueaban el paso a los vehículos por la Calzada Independencia, una de las arterias que recorre la ciudad de norte a sur. Fueron detenidas al menos cinco personas, entre ellos dos menores de edad.

La Cámara de Comercio de Guadalajara manifestó su “enérgico rechazo” al alza a las gasolinas al considerarla “una medida que afecta a la sociedad” y que “tendrá consecuencias muy graves para la actividad empresarial y comercial” y “reducirá el poder adquisitivo” de las familias de menores ingresos.

Otras movilizaciones se registraron en cuando menos 29 de las 32 entidades federativas del país, incluyendo bloqueos carreteros, marchas y plantones en instalaciones de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y dependencias como el Sistema de Administración Tributaria.

En todos los casos, los manifestantes plantearon que el salario de los trabajadores no soportará el incremento a las gasolinas, ya que ello repercutirá en los precios de alimentos, medicamentos y otros bienes esenciales.

Las manifestaciones esbozan un nuevo frente contra el Gobierno de Peña Nieto, que a dos años del fin de su mandato (2012-2018) vive sus momentos de más baja popularidad, ya que casi 70% de los ciudadanos desaprueban su gestión, el nivel más alto desde que llegó al poder, de acuerdo con encuestas recientes.

La caída de aprobación del mandatario comenzó hace unos dos años, principalmente en respuesta a las persistentes inseguridad y violencia en el país y a la decepción por los resultados de las reformas estructurales impulsadas por su administración.

“El presidente prometió que a partir de sus reformas, todo iba a estar mejor. Entonces, preguntamos en dónde está el beneficio. Si todo va en contra del pueblo, para qué las reformas”, dijo ayer a Efe Gloria Jiménez Mendoza, en una manifestación contra el aumento a las gasolinas en la Ciudad de México.