El costo de criar un hijo ronda el cuarto de millón de dólares

Una familia de clase media con un hijo nacido en 2015 dedicará $233,610 a su cuidado y crianza
El costo de criar un hijo ronda el cuarto de millón de dólares

Tener hijos es bonito, duro, complejo (un libro lo describe como “Toda la felicidad sin diversión“) y un ejercicio real de responsabilidad –sobre todo en momentos de incertidumbre– que además cuesta mucho dinero ¿Cuánto? Depende de donde viva, cuántos hijos tenga y sus ingresos regulares, pero como promedio, y según los cálculos de la USDA, las parejas de ingresos medios que tuvieron un hijo en 2015 deben presupuestar unos $233,610 desde el nacimiento hasta los 17 años de edad de este descendiente.

La cifra se va acercando rápidamente al cuarto de millón de dólares.

Son los datos más recientes hechos públicos por el departamento de Agricultura y suponen un aumento de los costos del 3% sobre los calculados para los nacidos en 2014. Es una subida muy considerable teniendo en cuenta que la inflación (el aumento del costo general de productos y servicios) aquel año fue de apenas un 0.1%. Con todo, es un progresivo encarecimiento que está por debajo de la media ya que históricamente cada año desde 1960 sube el costo un 4.3%. En 2016 es de esperar un mayor alza dado que han subido mucho más los precios

En 1960 los costos medios para una familia con un hijo se calculaba que rondaron los $25,229 (202,020 en dólares de 2015).

Estas cantidades no contabilizan lo que cuesta ni el embarazo ni la educación universitaria y están calculados no solo para ayudar a las familias a planificar sus expectativas financieras sino para que el Gobierno pueda determinar el pago por crianza de niños y los costos de las acogidas, indispensables para las administraciones públicas y los tribunales que dirimen divorcios,  por ejemplo.

El costo más elevado es el del hogar ya que supone el 29% de la cantidad total que se dedica a un hijo. Es, además, el factor más importante a la hora de comparar lo que presupuesta una familia en el noreste del país, donde el costo de criar al descendiente se dispara hasta $253,770, o las zonas urbanas del oeste como Los Ángeles, donde se llega a los $235,140. En los estados con amplias zonas rurales, la cifra baja hasta los $193,020.

El cuidado infantil (que no era tan relevante en los años sesenta cuando la mujer no trabajaba fuera de casa tanto como lo hace hoy) y la educación se llevan el 16% de las cuentas, seguido de la alimentación. En lo que menos se gastan los hogares es en ropa porque los precios en estas partidas han bajado mucho. La USDA recuerda que cuantos más hijos se tienen más se pueden aprovechar los costos. Los hijos pueden compartir habitación, usar ropas y juguetes de sus hermanos mayores además de recibir descuentos en los cuidados y educación. El segundo y el tercero no exigen un desembolso tan elevado como el primero.

No todas las familias dedican esta cantidad de dólares a sus pequeños. Además de donde estén viviendo, el gasto viene determinado por los ingresos. Las parejas que ganan menos de $59,200 anuales afrontan unos gastos que se estima que ronden los $174,690 como media y las que reciben más de $107,400 por sus trabajos o inversiones podrían llegar a dejarse en esos 17 años $372,000, es decir, que quien tiene dinero invierte en sus hijos más de un 100% más que quien no tiene tanto.