“Les llegará su día a los policías que mataron a mi hijo”, madre de Ezell Ford

Dice que la procuradora del condado sabía desde hace tiempo que no le formularía cargos a los agentes implicados

“Les llegará su día a los policías que mataron a mi hijo”, madre de Ezell Ford
Tritobia Ford, madre de Ezell, mostró enojo por el hecho que no habrá cargos para los policías involucrados en la muerte de su hijo.
Foto: Araceli Martínez Ortega / La Opinión

Entre sollozos, completamente abatida, Tritobia Ford, la madre de Ezell Ford, el afroamericano muerto a manos de dos oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) respondió al anuncio de la procuradora del condado de Los Ángeles, Jackie Lacey de que no habrá cargos para los oficiales, que aunque no haya justicia para su hijo, llegará un día en que tendrá que rendir cuentas.

“Me siento dolida, muy frustrada y enojada. Es muy injusto que no les formulen cargos a los policías que le quitaron la vida a mi hijo Ezel. Mi hijo no hizo nada. No estaba armado. No valía la pena su muerte. No va a ver justicia para él. Los oficiales no enfrentarán ningún cargo. Pero estoy convencida que Dios tendrá la última palabra”, dijo la madre en una conferencia de prensa. Ella reveló que la propia procuradora la llamó para decirle su decisión final en relación con los agentes policiacos que participaron en el enfrentamiento que le causó la muerte a su hijo de 25 años en el sur de Los Ángeles el 11 de agosto de 2014.

“No hay duda en mi mente. Ella sabía que no tenía planes para formularles cargos. No sé porque prolongó tanto el anuncio”, se lamentó. Y criticó aún más lo que llamó un mal trato de la policía a las familias y sobrevivientes de las víctimas de la policía. “Es horrible como nos tratan. No merecemos ningún respeto”, dijo.

Sobre un posible acuerdo de la demanda entablada contra el LAPD por la muerte de su hijo dijo que no sabe dónde se encuentre. “Se había alcanzado un acuerdo el 21 de octubre y ya estamos a 21 de enero. Ustedes dirán. Cualquier acuerdo no hará que me devuelvan a mi hijo. Él ya está muerto”, dijo la madre enjugándose las lágrimas.

Al cuestionarla sobre la falta de evidencias que citó la procuradora Lacy para no actuar contra los policías dijo que era imposible que hubiera testigos cuando los policías rodearon la escena. Además comentó que los policías son seres humanos que como cualquiera pueden mentir y fabricar escenarios.

Dijo que por lo menos deben haber acciones disciplinarias contra los policías que le quitaron la vida a su hijo: Sharlton Wampler y Antonio Villegas. “Ellos deberían quedar fuera de la policía. No merecen estar en las calles de Los Ángeles. La Comisión de la Policía dijo que actuaron fuera de las normas”, sentenció.