Representante del Partido Republicano en México urge a reanudar el diálogo entre Trump y Peña

Larry D. Rubin, el representante del Partido Republicano en México insta a la reanudación del diálogo entre los presidentes de Estados Unidos y México en esta entrevista exclusiva
Representante del Partido Republicano en México urge a reanudar el diálogo entre Trump y Peña
Larry Rubin en la Ciudad de México.
Foto: Gardenia Mendoza. / Impremedia

MÉXICO.- Pocas personas tienen tanto optimismo sobre la relación entre México y Estados Unidos en la era de Donald Trump como Larry D. Rubin, el representante del Partido Republicano en este país, hijo de mexicana y estadounidense bilingüe sin acentos ni en inglés ni en español, agudo crítico del magnate y candidato a embajador de su patria paterna.

“Se debe buscar otro encuentro lo antes posible porque la relación bilateral es mucho más allá del muro y de quién lo paga”, dice en entrevista con este diario en una oficina de la colonia Polanco, donde despacha con buen ánimo, a pesar de los vendavales de las últimas horas, cuando los presidentes de México y Estados Unidos anunciaron la cancelación de un encuentro bilateral previsto para el 31 de enero.

El presidente de EEUU afirmó este jueves a través de su red social Twitter que hay un déficit de US$60,000 millones en el TLCAN en contra de su país, que ha perdido empleos y por ello condicionó el encuentro entre él y Peña al pago del muro por parte de México.

Rubin, de 42 años y de la Cámara de Comercio Americana en México, señala que todos estas deducciones de Trump (por quien no votó en las elecciones) son imprecisas y no observan la interdependencia de ambas economías. Para empezar, ¿quién construiría el muro si los estadounidenses tienen un déficit de trabajadores en la industria de la construcción?

“La construcción es un área dominada por extranjeros, por inmigrantes mexicanos y una obra de la complejidad del muro definitivamente necesitaría de mano de obra de migrantes, obviamente de migrantes legales porque el gobierno federal no puede contratar a indocumentados”.

Esta duda lleva a Rubin a una vieja historia: la Reforma Migratoria y la posibilidad de que México y Estados Unidos establezcan regulaciones migratorias que permitan la contratación en ciertas áreas como la construcción, la agricultura, la enfermería (donde hay una necesidad de dos millones de especialistas) para el desempeño de trabajo temporal or mencionar algunos.

“Desde que Donald Reagan fue presidente no ha habido acto para coadyuvar a que se lleve a cabo un saneamiento de la migración a EEUU porque esto requiere un trabajo conjunto con el congreso y no ha habido la voluntad política. El congreso es corresponsable junto con las diferentes administraciones de no resolver el tema de la ilegalidad”, precisa.

“El principal debate  ha sido a quién le das prioridad de trabajo: al migrante ilegal que ya está en Estados Unidos o al trabajador que quiere entrar de manera legal. Algunos avalarían dársela al ciudadano que lo está haciendo bien porque los otros lo hicieron ilegalmente y esa discusión ha sido parte de lo que se ha alargado tanto”.

En el otro extremo de la tensión entre los dos países se encuentra la pérdida que supuestamente genera a EEUU el TLCAN. Rubí cree que todavía hay grandes posibilidades en áreas como el petróleo (esta industria quedó fuera en 1994 porque no estaba abierta a la iniciativa privada) y calcula que el balance no es tan desfavorable para este último como lo pregona Trump.

“Ese déficit o superávit (según quien lo mire) está mal planteado. La suma es correcta, pero si se desglosa se verá que no es así”.

Para explicar esta confusión pone un ejemplo de la industria automovilística: “lo que pasa  con un automóvil es que las piezas, la maquinaria vienen de EEUU y aquí se termina de construir y el producto terminado lo mandan a EEUU a un costo mayor y por eso, en una lectura fácil, parece que hay un superávit en México, pero la realidad de las cosas es que ese superávit va para las empresas norteamericanas”.

¿Cuáles son los retos de ser republicano en México en tiempos de Trump?, le preguntamos a  Larry D. Rubin y nos responde: “Lo más difícil es ayudar a entender al norteamericano cómo es México y viceversa”.