EE UU y México dan pasos para la renegociación del TLCAN

Casi cinco millones de empleos en EEUU dependen del comercio con el vecino del sur
Sigue a La Opinión en Facebook
EE UU y México dan pasos para la renegociación del TLCAN

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dijo ayer que luego de concluir los 90 días de consulta con los sectores productivos de México y EE UU sobre los cambios al TLCAN “habrá de iniciarse ya propiamente la negociación para la actualización” del acuerdo.

“Estamos dando paso a un proceso acordado con el Gobierno de EE UU, que por igual inicia en aquel país, y que se da en el marco de este diálogo constructivo que queremos tener” sobre las reglas de la relación bilateral, señaló.

En el lanzamiento de una campaña denominada “Hecho en México”, el mandatario aludió al anuncio realizado hoy sobre el inicio de consultas con los sectores productivos del país a partir de este miércoles para fijar los parámetros que guiarán la revisión y profundización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, en inglés NAFTA), en vigor desde 1994.

Donald Trump amenazó con cancelar dicho tratado durante su campaña, al considerar que perjudica los intereses de su país y beneficia a México, si bien después señaló que impulsaría una revisión de sus términos. Peña Nieto ha expresado su disposición a renegociar el TLCAN para mejorarlo e incluir áreas que no existían cuando los tres socios firmaron el pacto, tales como el comercio electrónico, la energía o las telecomunicaciones.

La Cámara de Comercio Internacional (ICC) en México acusó al presidente de EE UU de tener una idea “incorrecta” de la relación entre México y EE UU. Por carta, su presidenta, María Fernanda Garza, exigió una negociación del tratado comercial “seria, clara y simétrica”. “Lamentablemente, el presidente Trump no logra ver a México como un aliado en su prosperidad, por la idea incorrecta que tiene, de que el balance comercial entre nuestras naciones por el TLCAN, si es positivo para México, significa la destrucción de trabajos y disminución de riqueza de las familias estadounidenses”, explicó.

El México Institute, del Wilson Center, explicaba en un informe previo a las elecciones estadounidenses que unos 4.9 millones de empleos en EEUU dependen del comercio con México. Según este instituto, uno de los ejemplos que mejor ilustra la integración de la industria regional es lo que ha pasado con el sector automotriz. “Sin la posibilidad de que fábricas cercanas en México para hacer el ensamblaje final de vehículos ligeros es muy probable que la gran red de producción de componentes para carros en EEUU migrara fuera del continente”.