Las claves para que los Falcons derroten a los Patriots en el Super Bowl 51

El arsenal ofensivo de Atlanta le presenta un dilema a Bill Belichick y su veloz defensa un peligro a Tom Brady
Sigue a La Opinión en Facebook
Las claves para que los Falcons derroten a los Patriots en el Super Bowl 51
Julio Jones es el arma más importante de la ofensiva de los Falcons. La pregunta es si Bill Belichick le mandará doble cobertura defensiva en el Super Bowl.
Foto: Getty Images

Considerando que los Patriots fueron el mejor equipo de la temporada y que los Falcons no estaban entre los favoritos para los playoffs y que tardaron mucho para ser tomados en serio, los tres puntos con los que Nueva Inglaterra fue puesto como favorito en el Super Bowl por los genios de Las Vegas son interesantes.

¿No deberían los astutos Pats, con el largo colmillo de Bill Belichick y la insuperable experiencia de Tom Brady ser favoritos al menos por un touchdown?

La realidad es que Atlanta es mejor equipo de lo que muchos creen, o para decirlo en otras palabras, son más peligrosos para el juego del domingo de lo que se piensa.

En los playoffs, los Falcons vencieron sin problemas a Seattle y a Green Bay con 80 puntos acumulados, 58 primeros y diez, 7 pases de TD y ninguno interceptado.

¿Pueden vencer a los Pats? Claro, y la manera pasa por dos claves: una, el despliegue de sus armas ofensivas, que son muchas, y dos, ponerle presión a Tom Brady.

Atlanta se metió en los libros de historia gracias a sus 540 puntos, la séptima mayor cantidad registrada por un equipo en una campaña, antes de anotar 80 más en sus dos triunfos de playoffs contra Seattle y Green Bay. 

Un ataque dinámico

Belichick ha hecho fama por su habilidad para anular al jugador más desequilibrante del rival, y todos esperan que esta vez se enfoque en frenar a Julio Jones, el receptor favorito de Matt Ryan que recién destrozó a Green Bay (180 yds.). Lo obvio es que le pongan doble cobertura.

Pero Atlanta, a diferencia de Pittsburgh, al que Nueva Inglaterra batió en la final de la AFC, cuenta con un arsenal ofensivo amplio. Los Steelers se quedaron sin varios jugadores clave en ese partido.

Mohamed Sanu es un receptor muy talentoso que podría emerger el domingo. Taylor Gabriel (16.5 yardas por recepción) es rapidísimo. Atlanta tiene no uno, ni dos, sino tres alas cerradas productivas. Y los corredores Devonta Freeman y Tevin Coleman (1,599 yardas y 19 TDs por tierra entre ambos) se transforman fácilmente en receptores y ambos vuelan.

Tomando esto en cuenta, tal vez Belichick decida no invertir dos hombres en Jones después de todo y más bien confiarle la asignación a Malcolm Butler, el héroe del Super Bowl 49 contra Seattle.

“Uno a uno, no”, dijo Jones sobre si puede ser contenido por un solo hombre.

Presionar a Brady

La defensa de los Pats es aguerrida y muy bien entrenada, pero contra un rival sano, joven y capaz de abrir la cancha, puede verse superada.

Del otro lado del balón, la labor de los Falcons se antoja más difícil, porque ponerle presión a Tom Brady es la panacea de la NFL.

La realidad es que si a Brady no se le presiona, las posibilidades de triunfo contra los Pats son mínimas.

La defensa de los Falcons no ha demostrado ser muy fuerte, pero es muy rápida y cuenta con el campeón de capturas de quarterback de la temporada, el linebacker Vic Beasley (15.5 capturas, 6 fumbles provocados).

“Es muy importante que le lleguemos (a Brady), incluso si no le llegamos pero logramos que se tenga que mover”, dijo Beasley ayer. “Tom Brady no es derribado muy seguido, así que ponerle presión y moverlo de su sitio y frustrarlo definitivamente nos ayudará”.

Tres claves para Atlanta

1) Matt Ryan necesitará repartir el balón por todo el campo aprovechando que cuenta con mucha gente rápida y capaz. Obviamente, para hacerlo, requerirá de un día sólido de su línea ofensiva y evitar los balones perdidos.

2) En algún momento se puede hacer necesario engañar a los Patriots, que muy seguido ganan las batallas por la vía mental. Una o dos jugadas de sorpresa pueden bajarle la confianza a esa zaga de los Pats.

3) Es primordial arriesgar lo necesario en defensa, o sea, lanzarle cargas frecuentes a Brady y golpearlo, lastimarlo, o mínimo hacerlo sentir acosado. Él es valiente, pero suele descontrolarse cuando eso ocurre.