La policía de Santa Ana toma medidas contra la prostitución

El primer operativo de la brigada antivicio en años se salda con 17 detenciones en apenas seis horas

La prostitución había aumentado considerablemente en la ciudad desde que recortes en el 2014 obligaron a desmantelar la brigada antivicio.
La prostitución había aumentado considerablemente en la ciudad desde que recortes en el 2014 obligaron a desmantelar la brigada antivicio.
Foto: NBC4/Captura

La brigada antivicio de la Policía de Santa Ana ha vuelto a operar por primera vez en años llevando a cabo un operativo contra la prostitución.

En el año 2014 recortes presupuestarios obligaron a eliminar la unidad antivicio de la policía, y los agentes asignados a ella fueron enviados de vuelta a las labores regulares.

Durante ese tiempo, la comunidad notó un notable incremento de la industria sexual, contó el comandante del Departamento de Policía de Santa Ana Ken Gominsky a NBC Los Angeles.

Ahora la brigada antivicio está de vuelta y el pasado miércoles llevaron a cabo su primera operación en un enclave de la prostitución en Santa Ana, localizado en Harbor Boulevard.

A los pocos minutos de que diera comienzo el operativo, el primer cliente se acercó a una agente encubierta. El hombre, de 32 años, resultó haber sido arrestado anteriormente por cometer actos lascivos con un menor. Llevaba puestos localizadores en los tobillos y contó a los agentes que se encontraba en libertad condicional.

“Ahora se encuentra aquí en Harbor intentando solicitar otro crimen sexual”, dijo Gominsky a la cadena.

Los policías tuvieron un encontronazo con una de las sospechosas de prostitución, que se lanzó contra el vehículo de incógnito de la brigada y aporreó la ventana.

Las trabajadoras sexuales suelen intentar proteger su profesión, cuentan los agentes, a pesar de los peligros que enfrentan.

El resultado final de la noche fueron 17 detenidos en seis horas. Los arrestados se enfrentan a cargos relacionados con la prostitución, incluyendo merodear con la intención de cometer prostitución e intentar mantener relaciones sexuales, que son delitos menores.

En la mayoría de los casos se les deja en libertad con una citación y una promesa de aparecer ante la corte.

“Si no tienes clientes, no vas a tener tráfico humano”, señaló a NBC Laila Nikaien, abogada del distrito del condado de Orange. “No vas a tener prostitución”.