Hallan cadáver de niño debajo de la cama de sus abuelos en México

Las autoridades investigan el paradero de madre del mejor, que dejó una carta donde afirma que se va de la casa junto con su hijo
Hallan cadáver de niño debajo de la cama de sus abuelos en México
Foto: Shutterstock/Archivo

México – El cuerpo de un niño de seis años fue encontrado envuelto en cobijas con manchas de sangra debajo de la cama de sus abuelos, en una vivienda de céntrica colonia en la Ciudad de México.

El hallazgo sucedió el pasado viernes cuando un tío del menor acudió a la casa de los ancianos, y se percató en seguida de un olor nauseabundo que salía de la recámara, por lo que se dirigió inmediatamente al lugar para saber qué originaba el fuerte olor.

Al entrar a la habitación se dirigió a la cama y debajo encontró el cuerpo del menor envuelto en cobijas ensangrentadas y de inmediato llamó a las autoridades. 

De acuerdo a declaraciones de los ancianos, la mamá del pequeño Joan, les dejó una carta el pasado lunes 20 de febrero donde les avisó que se iba de la casa y se llevaba a su hijo (Joan), por lo que los abuelos del menor nunca sospecharon nada.

“Mamá me llevé a Joan; vamos a estar bien no te preocupes. En la tarde voy a ir para explicarte y para llevarme nuestras cosas, de verdad no te preocupes. Te veo mañana en la tarde noche. Ok.

“Atentamente: Johana”, destaca la carta que presuntamente escribió la madre del menor.

Ante los hechos los abuelos de Joan siguieron con sus actividades cotidianas, hasta que el pasado viernes, uno de sus hijos los visitó y descubrió el cadáver del pequeño.

Las autoridades abrieron una investigación para dar con el paradero de Johana, madre del menor, así como saber si efectivamente ella escribió la carta.

El caso de Joan vino a recordar la muerte de la pequeña Paulette Gebara Farah, registrado en marzo de 2010. La menor de cuatro años y con problemas motrices fue encontrada muerta entre el colchón y la estructura de su cama.

De igual manera pasaron varios días antes de que descrubrieron el cuerpo, pese a que la recámara de Paulette fue revisada por policía, investigadores y la propia familia y nadie se dio cuenta de nada.