Una nueva semana, más arrestos de ICE y una gran mentira de Trump sobre la reforma migratoria

Mientras los agentes migratorios siguen haciendo su trabajo, incluyendo arrestos a "dreamers" y padres de familia, Trump lanza un globo sobre su supuesta intención de apoyar una "legalización", para luego confirmar que no era cierto.
Una nueva semana, más arrestos de ICE y una gran mentira de Trump sobre la reforma migratoria
El presidente Donald J. Trump y los baches del Congreso.
Foto: Jim Lo Scalzo / Getty Images

Flirteos vanos con “reformas migratorias”, discursos que pintan a los indocumentados como delincuentes, más arrestos de “dreamers” y de padres de familia, y más activismo, esta semana tuvo de todo en el tema migratorio.

He aquí un resumen de las que consideramos las noticias más importantes en torno a este asunto ocurridas en los últimos días.

Trump “flirtea” con reforma, pero es una “mentirota”.

El martes, el Presidente Trump dio una “sorpresa” al expresarse durante un almuerzo a puerta cerrada con medios de comunicación, a favor de una “reforma migratoria” con legalización para indocumentados y ciudadanía para “dreamers”.

Los titulares fueron extravagantes: “Un enorme cambio”, encabezó en New York Times. El analista del Washington Post dijo que Trump “podría ser el presidente que logre la reforma”.

Incluso grupos como la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos reaccionaron por medio de un comunicado. “Nos unimos al presidente en urgir a los líderes del congreso a que se unen en hallar una solución negociada (a la reforma migratoria)”.

El problema con esto, es que nada era cierto. No sólo Trump no dijo nada al respecto durante su discurso ante el Congreso de esa misma noche, sino que al parecer todo se trató de “un engaño”, una filtración falsa a los medios, para obtener cobertura positiva antes de la alocución.

CNN reportó que una fuente de la Casa Blanca le confirmó que la Casa Blanca “intencionalmente le mintió a reporteros” antes del discurso sobre su supuesta idea de una legalización.

Si había alguna duda al respecto, el discurso de Trump este martes no pudo estar más alejado de la idea de una legalización de indocumentados.

En el discurso, Trump volvió a enmarcar a los inmigrantes indocumentados como criminales y asesinos –la mitad de sus invitados de esa noche eran familiares de personas asesinadas por inmigrantes, un segmento nada representativo de la gran mayoría de los indocumentados en este país.

Aparte de eso, el presidente reafirmó que su gobierno está “deportando a pandilleros, criminales y narcos”, pero lo más importante de todo es como definió lo que para el es una “reforma migratoria”.

“La reforma real y positiva de inmigración debe tener tres objetivos: mejorar trabajos y salarios para estadounidenses, reforzar la seguridad del país y restaurar el respeto a las leyes”, dijo Trump.

Está muy claro que nada de esto se refiere a ningún tipo de legalización para indocumentados que están en este país.

DACA sigue, pero arrestan a “dreamer”.

Lo único que aún da algún tipo de esperanza en las acciones migratorias de Trump, es que no ha cancelado DACA como lo había prometido y como probablemente le han recomendado su procurador Jeff Sessions y su asesor Steve Bannon.

Aunque es imposible saber si esto es un “por ahora”, Trump ha dicho en más de una ocasión que el tema “es difícil” para él porque tiene algo de simpatía hacia esos jóvenes.

Esta semana, sin embargo, agentes de inmigración en Jackson, Mississippi, arrestaron a una joven “dreamer” de origen argentino cuyo estatus de DACA expiró en noviembre y que no pudo renovar por falta de fondos.

Lo más llamativo de su caso, sin embargo, es que Daniela fue detenida luego de participar en una rueda de prensa en la que contó haberse salvado de ICE cuando estos llegaron unos días antes a detener a su papá y hermano.

Su abogado reporta que el gobierno estadounidense la quiere deportar sin una audiencia ante un juez, debido a que ella vino –la trajeron, a los 7 años- al país con un programa que permitía a los argentinos visitar sin visa previa por aquellos años.

Los abogados están intentando que le den una audiencia judicial a Daniela, para pelear su caso.

Otro “dreamer” que sigue arrestado y sobre el que hemos reportado varias veces es Daniel Ramírez Medina, un joven arrestado en Seattle, Washington como “víctima colateral” cuando ICE llegó al apartamento de su papá a arrestar a este.

Ramírez Medina tiene DACA pero el gobierno alega que, después que lo arrestaron, el “confesó andar” con una pandilla, lo que él y sus abogados niegan rotundamente. Abogados de alto vuelo están peleando su caso por medio de un “habeas corpus” en un tribunal federal y la semana que viene hay una audiencia en su caso.

El joven sigue preso.

Liberan a mamá salvadoreña con tumor cerebral

Tras una intensa campaña de Amnesty International, Sara Beltrán Hernández, de 26 años, fue liberada de un centro de detención de ICE en Texas.  La joven cruzó la frontera en noviembre de 2015, proveniente de El Salvador, y alegó que estaba huyendo violencia doméstica y pandilleril, pero al parecer tardó mucho en presentar su solicitud y el pasado 26 de enero se ordenó su detención y deportación.

Una vez en el centro de detención, Sara se enfermó y fue llevada al hospital, donde se le identificó el tumor cerebral, pero luego de un tratamiento inicial, la regresaron al centro de detención.

El jueves, gracias a una campaña de presión y a abogados que la representaron, Sarah obtuvo libertad bajo fianza de un juez migratorio y le permitieron salir para estar con su familia aquí, entre ellos una hermana.

Más deportados: padres de familia

Los agentes de ICE siguieron trabajando en arrestar a padres de familia, en un caso haciéndolo mientras un padres en particular, de Los Ángeles, California llevaba a sus hijas a la escuela.

Agentes de ICE arrestaron a Rómulo Avélica  por una orden vieja de deportación que incluía un DUI de hace muchos años. Avélica fue detenido el pasado martes y permanece detenido mientras su esposa y sus cinco hijos se preguntan qué será de ellos si lo deportan.

Los hijos son ciudadanos.

En Houston, José Escobar, esposo y padre de dos ciudadanos, fue deportado esta semana. José no tenía antecedentes criminales y recibió estatus de TPS hace 16 años. Su estatus expiró y no quedó renovado cuando su mamá pensó-incorrectamente- que sería automáticamente incluido en su renovación.

Escobar recibió una suspensión temporal de deportación en 2012, un permiso de trabajo y una cita anual con ICE, y cuando se presentó el 22 de febrero le dijeron que lo deportarían a El Salvador, lo cual ocurrió. Aquí queda su esposa Rosa y dos hijos, Walter, de 7 años y Carmen, de 2 años.

Más cuestionamientos a Trump de parte de jefes de policía

Esta semana, 63 jefes de policía y agentes de la ley de todo el país, enviaron una carta al Congreso de Estados Unidos, instando a un enfoque constructivo de la aplicación de políticas migratorias que prioriza a los criminales y no a los residentes pacíficos y añadieron que este enfoque es vital para preservar la seguridad de la comunidad.

“Construir una relación de confianza entre la policía local y la comunidad de refugiados e inmigrantes es fundamental enn proporcionar seguridad para todos”, dijo el jefe de policía William Bones de Boise, Idaho. “Es clave para nosotros crear programas y políticas que fomenten vínculos más fuertes para todos los miembros de nuestra comunidad y eviten la creación de obstáculos para la comunicación”.

Estos líderes no están de acuerdo con las ideas del Presidente Trump, delineadas en una reciente orden ejecutiva, que obligarían a ciudades y policías locales a participar en tareas migratorias, encima de su trabajo de aplicar las leyes penales.