¿Universidad gratis en California? Legisladores arman plan para pagar estudios

La propuesta intentará eliminar deudas a estudiantes de universidades en California
¿Universidad gratis en California? Legisladores arman plan para pagar estudios
Incluso aquellos con estudios superiores viven en casa.
Foto: Archivo/La Opinión

Ante el creciente costo de la educación superior en California, los legisladores estatales propusieron lo que sería el más generoso plan de ayuda universitaria en la nación, cubriendo no sólo la matrícula, sino también los gastos de vida que aportan a la deuda estudiantil.

El plan, presentado formalmente por los demócratas de la Asamblea en una conferencia de prensa el lunes por la mañana, complementaría los actuales programas de ayuda estatal, con el objetivo de erradicar la necesidad de préstamos estudiantiles para cerca de 400,000 alumnos en los sistemas de la Universidad de California (CSU) y la Universidad de California (UC).

También aumentaría las ayudas a los estudiantes de colegios comunitarios y ofrecería un año de escuela superior gratis a los que asisten a tiempo completo.

“Los estudiantes de bajos ingresos … son capaces muchas veces, a través de nuestros grandes programas en California, de obtener ayuda para pagar la matrícula. Pero todavía se están graduando con una tremenda cantidad de deuda”, dijo el asambleísta Kevin McCarty (D-Sacramento), quien encabeza el plan. “El costo de vida, los libros, el transporte, eso es lo que realmente necesitamos abordar”.

El plan llega en un momento en que los costos de la universidad se enfrentan a un mayor escrutinio. Casi el 60% de los californianos en una encuesta reciente dijo que el costo era un gran problema para el sistema de educación superior del estado. La candidatura presidencial de Bernie Sanders el año pasado catapultó su pedido a nivel nacional para que la universidad fuera gratis.

Bajo el nuevo plan, los estudiantes aún tendrían acceso a la ayuda financiera existente, incluyendo becas federales Pell, programas estatales como Cal Grants, becas universitarias y becas para la clase media (si no son eliminadas, como ha propuesto el gobernador Jerry Brown). Se espera que los padres que ganan más de $60,000 hagan una contribución, y que los estudiantes también aporten por medio de trabajos a tiempo parcial durante el año gratis que recibirían.

La nueva beca cubriría el resto del costo promedio anual de la universidad, que es de alrededor de $21,000 dólares en el sistema CSU y $33,000 dólares en UC.

“Hasta ahora es la propuesta más amplia y de mayor alcance en el país”, dijo Lupita Cortez Alcalá, directora ejecutiva de la Comisión de Ayuda Estudiantil de California.

Ella explica que los $2,100 millones en ayuda financiera estatal anual que su comisión administra es la cantidad más generosa de la nación. La propuesta de la Asamblea lo ampliaría más con la cobertura de los gastos de subsistencia, lo que representa el 60% del costo total de asistencia a la UC. Otros programas de “universidad gratis” en Oregón y Tennessee y una propuesta en Nueva York cubren solamente la matrícula y los honorarios.

“Este plan adicional realmente ayudaría a cerrar algunas de las brechas en la ayuda financiera actual”, dijo Cortez Alcalá.

¿Cuánto costaría?

Completamente implementado, el nuevo programa de ayuda costaría alrededor de $1,600 millones por año, aunque los impulsores esperan que el precio baje a medida que el salario mínimo del estado aumenta y los estudiantes ganen más en sus trabajos. Los demócratas de la Asamblea están proponiendo la introducción progresiva de las nuevas becas a lo largo de cinco años, con un costo inicial de $320 millones de dólares y $100 millones adicionales para los colegios comunitarios.

El costo total es mucho menor que el precio de $3,300 millones de dólares que la Oficina del Analista Legislativo estimó para una universidad completamente libre de deudas. Ese informe, publicado en febrero, incluyó cubrir los gastos de vida de los estudiantes universitarios, lo que esta última propuesta no haría.

El plan de los legisladores enfrenta pocas probabilidades de ser parte del presupuesto estatal que se espera para junio. El gobernador Brown, quien ha sido reacio a aprobar nuevos gastos, incluso en años de flujo de dinero, pronosticó un ligero déficit presupuestal el próximo año. Su plan inicial de gastos eliminaría gradualmente las Becas de la Clase Media, un programa defendido por el expresidente de la Asamblea, John A. Pérez.

Los legisladores ya tienen otros problemas politicos con que lidiar. “Tenemos que trabajar en transporte. Tenemos viviendas para hacer”, dijo el asambleísta José Medina (D-Riverside), quien preside el comité de educación superior de la Asamblea. “Pero tal vez, finalmente, la universidad y la educación superior está subiendo a la cima”.

La propuesta está respaldada por el presidente de la Asamblea, Anthony Rendón (D-Paramount), cuyo apoyo puede influenciar en las negociaciones presupuestarias con Brown y el líder del Senado Kevin de León (D-Los Ángeles), que ha propuesto su propio proyecto de ley para impulsar la ayuda a los colegios comunitarios.

Pero Rendón se quedó corto en llamar al paquete la prioridad máxima de la Asamblea en el presupuesto este año.

“Seguirá el proceso presupuestario normal”, dijo. “¿Voy a garantizar que vamos a conseguir esto hasta el final? No, no lo voy a hacer. Pero es una cuestión muy importante para muchos de nuestros miembros del comité”.

Regocijo en las universidades

Los tres sistemas públicos de educación superior del estado, que educan al mayor número de estudiantes de bajos ingresos de la nación, acogieron con satisfacción la propuesta.

“Como una institución comprometida a ampliar el acceso educativo para estudiantes de bajos ingresos y de primera generación … esperamos estudiar la propuesta y trabajar con la Legislatura en este importante tema”, dijo la Universidad de California en un comunicado.

La UC cubre ya la matrícula y algunos gastos de subsistencia para estudiantes cuyas familias ganan menos de $80,000 dólares al año. Sin embargo, el sistema de 10 campus requiere que los estudiantes, independientemente de sus ingresos, aporten alrededor de $9,700 dólares al año. Esa exigencia de “autoayuda” –que la propuesta libre de deudas mantendría en algún nivel- puede ser una de las razones por la que incluso los estudiantes de bajos ingresos cubiertos por la ayuda financiera todavía se gradúan con un promedio de $20,000 dólares en deuda, según Ralph Washington Jr., presidente de la asociación estudiantil de UC. (Eso es más bajo que el promedio nacional de $28.950 dólares, dijo un portavoz de la UC).

Washington señaló que algunos estudiantes toman préstamos para cubrir su porción de autoayuda en vez de trabajar largas horas, lo cual puede afectar sus calificaciones. Algunos también necesitan enviar parte de sus salaries para ayudar a sus familias necesitadas. El alquiler de vivienda también es muy alto en algunas áreas donde se localizan las escuelas de la UC, como Westwood, Berkeley, San Diego y Santa Cruz.

En el sistema CSU, que está considerando un aumento del 5% en la matrícula para llenar una brecha en la financiación estatal, el canciller Timothy P. White dijo que los administradores dieron la bienvenida a la oportunidad de trabajar con los legisladores para hacer la universidad más accesible.

Paul Feist, portavoz de la oficina de la cancillería de los colegios comunitarios California, dijo que el plan de la Asamblea podría ayudar a más de 2.1 millones de estudiantes del sistema que luchan con altos niveles de necesidad financiera.

El costo del sistema de $47 por unidad es el más bajo entre los colegios comunitarios en la nación, y el 45% de los estudiantes recibieron exenciones de pago en 2015-16. Pero los estudiantes también tienen menos ayuda financiera disponible para ellos que los de UC y CSU.

Aproximadamente 38,000 estudiantes tomaron préstamos, en promedio de $5,500 dólares en 2015-16, según datos de California Community Colleges.

Debbie Cochrane, vicepresidenta del Institute for College Access and Success, dijo que la propuesta de la Asamblea no ayudaría adecuadamente a los estudiantes que más lo necesitan.

“En muchas regiones de todo el estado, los estudiantes de colegios se enfrentan a costos más altos que los estudiantes de UC o CSU”, dijo Cochrane.

Cortez Alcalá dijo que era financieramente poco realista cubrir el costo total de la universidad para todos los estudiantes.