La vida de Michelle Obama 100 días después de dejar la Casa Blanca

"Realmente no ha pasado tanto tiempo"
Sigue a La Opinión en Facebook
La vida de Michelle Obama 100 días después de dejar la Casa Blanca
Michelle Obama durante el evento en Orlando. Gerardo Mora/Getty Images

La ex primera dama Michelle Obama habló  de su partida de la Casa Blanca, de cómo encara su nueva vida y de lo “mucho más” que puede hacer ahora como simple ciudadana en una conferencia en Orlando, Florida.

“Me estoy aproximando a la vida después de la Casa Blanca de la misma manera en que lo hice cuando llegué”, señaló la ex primera dama en una entrevista en público que fue el plato fuerte de la Conferencia de Arquitectura 2017, que es organizada por el Instituto Estadounidense de Arquitectos (AIA).

En su primera intervención en público desde que el 20 de enero pasado su esposo, Barack Omaba, dejó de ser presidente pasando el cargo al republicano Donald Trump, Michele Obama conquistó al público, que respondió a muchas de sus afirmaciones con risas y señales de aprobación.

La ex primera dama, al igual que hizo su marido en la Universidad de Chicago, donde esta semana tuvo su primer acto público, se cuidó mucho de hablar del nuevo presidente, pero bromeó acerca de la cuenta de los 100 días transcurridos desde su partida de la Casa Blanca, que son a la vez los primeros 100 días de mandato de Trump.

Tras señalar que se siente “lejos” de su vida anterior, precisó que “realmente no ha pasado tanto tiempo”.

“Han sido menos de cien días, creo que todo el mundo está contando 100 días. Nosotros también”, subrayó en uno de los momentos más aplaudidos de la conferencia.

En una aparente indicación de que no buscará un cargo electivo, dijo que no le pediría a sus hijas Malia y Sasha volver a meterse en una campaña, porque “cuando compites por un puesto alto, no solo eres tú el que lo hace, sino toda la familia”.

No obstante, dijo que ella y su marido van a seguir comprometidos con causas sociales. “El servicio público siempre estará en nuestra sangre”, dijo.

Michelle Obama, abogada de profesión, habló de muy diversos temas, pero hizo hincapié en la importancia de la educación, que es un factor determinante para cambiar la vida de una persona.

Si la vida que cambia es la de una mujer, también “cambia una familia, una comunidad y un país“, afirmó.

Ahora que no tiene deberes oficiales, algunos de los temas en los que quiere seguir trabajando, dijo, es en ayudar a las chicas jóvenes de todo el mundo a tener acceso a la educación, luchar contra la violencia de género y mejorar el acceso a la salud de las mujeres.

La ex primera dama también habló de la importancia que puede tener para un niño que un adulto influya en el desarrollo de su “carácter y su integridad”.

Lo hizo al hablar de la necesidad de incrementar la diversidad en la profesión de arquitecto. “No puedes ser un arquitecto si no sabes que los arquitectos existen”, subrayó.

En el mismo sentido pidió a las mujeres arquitectas que “no se subestimen” y a las mujeres que son madres y trabajan que no se castiguen a si mismas, porque “lo que hacen es muy duro“.

Al hablar de las ciudades y del interés de su marido por la arquitectura, Michelle Obama, que fue comisionada (concejal) auxiliar de Planificación y Desarrollo de Chicago, antes de convertirse en primera dama de Estados Unidos, señaló que es necesario invertir más en urbanismo.