Partido Demócrata de California: verifiquen los votos

Con más de doscientos votos en cuestiόn, no hay razόn para apresurarse a juzgar que la competencia esté cerrada
Partido Demócrata de California: verifiquen los votos
Demócratas: verifiquen los votos
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Cuando los demócratas de Los Ángeles viajaron al norte el mes pasado a la convenciόn anual demόcrata en Sacramento, esperábamos un debate apasionado y algύn desacuerdo honesto. Lo que nunca esperamos fueron todas las fallas en los procedimientos de elecciόn del presidente del partido demόcrata que dejan muchas dudas entre centenares de delegados y una nube oscura sobre el partido vigente de nuestro estado.

El resultado anunciado de una pequeña diferencia entre los votos para Eric Bauman, presidente por muchos años del partido del condado de Los Ángeles y la candidata progresista Kimberly Ellis, reformista y líder en el entrenamiento de mujeres para postularse como candidatas políticas, por 62 votos de los 3,000 depositados, tiene muchos delegados confundidos. Ellis se rehusό a conceder la victoria a Bauman y solicitό una revisiόn de los votos bajo las leyes establecidas del partido que revelaron varias irregularidades.

Quiero ser incluída entre los líderes del partido exigiendo una auditoría completa e independiente de los votos. A diferencia de la mayoría de elecciones, los votos para funcionarios del partido no son secretos; al contrario, son firmados y respaldados por documentos y firmas supuestamente para asegurar su autenticidad. Esto hace una revisiόn válida, especialmente cuando un candidato, Bauman, tiene acceso desproporcionado a la maquinaria de operaciones y control del Partido en la delegaciόn del condado más grande del Estado.

Con más de doscientos votos en cuestiόn, no hay razόn para apresurarse a juzgar que la competencia esté cerrada. Al contrario, los descubrimientos iniciales muestran que Bauman se beneficiό con una ola de “votos por poder” por sus empleados pasados y presentes en las posiciones pasadas y la actual creando numerosas preguntas de elegibilidad y validez de los votantes. Gran nύmero de votos están en duda.

Ningún líder responsable de una organizaciόn debería reclamar la posiciόn más alta con preguntas como éstas a su alrededor. Ninguna coaliciόn puede unificarse, y ningύn programa de organizaciόn puede prosperar con aprensiones fundamentales acerca de la legitimidad de las elecciones.

Lo que se ha revelado en el contexto del partido demόcrata es mucho peor que el fiasco en la entrega de los premios Oscar de este año. Involucra no solo un voto extraviado sino docenas de votos dudosos. Mientras un desaire temporal a una obra maestra de un cinematόgrafo afroamericano fue rectificado rápidamente, el descarrilamiento de una talentosa mujer afroamericana, Kimberly Ellis, que desafía el dominio de personas privilegiadas que conocen los movimientos internos de la estructura del partido en medio de una nube de malicia, arriesga una pérdida irrevocable de apoyo y credibilidad de la comunidad local.

Los demόcratas son el partido gobernante de nuestra regiόn y nuestro estado. En Los Ángeles, 14 de nuestros 15 miembros del concilio son demόcratas así como los 3 funcionarios principales en la ciudad, y cuatro de cinco supervisores del condado de los Ángeles. Como nuestro partido se gobierna a sí mismo y ya sea que su proceso de voto es justo y fiel a sus propias reglas, habla de nuestros valores y se refleja en la integridad de nuestra democracia.

Si las preguntas substantivas acerca de los resultados de los votos de Bauman no pueden ser contestadas, él no debería descartar una segunda votaciόn. Después de todo, ese es el remedio que él mismo impuso y más tarde supervisό en el año 2015 en mi Distrito 43 de Asamblea en una elecciόn cuestionable, para 14 delegados del partido demόcrata.

Lo que fue bueno para Bauman hace solo dos años, no debería ser descartado si su margen de votos se evapora bajo el escrutinio sobre cόmo él o su equipo cortaron esquinas para hacer que los votos de sus seguidores contaran en las elecciones del mes pasado.

Como el partido que ha dirigido el camino quitando barreras para las nuevas generaciones buscando el voto, y ganando lealtades y victorias de esos compromisos, el partido demόcrata de California le debe a su propia membresía y a la siguiente generaciόn la verdad. Solo tendremos ésto en esta elecciόn por el presidente del partido con una revisiόn exhaustiva e independiente de los votos en cuestiόn. Los que creen que el candidato prevalente actualmente ganό justamente y sin dudas no deberían tener nada que temer de un pequeño rayo de sol y un examen imparcial de los votos en la elecciόn.

Linda Perez fue presidente de la Asociaciόn de Empleados Escolares de California (CSEA) Local 500 y ahora es delegada electa por los votantes del Distrito 43 de la Asamblea estatal, en Los Ángeles, Glendale y Burbank.