Un donante de órganos pudo haber fallecido por sobredosis de fentanilo

Cole Hartman, de ocho años, murió en 2013 y la familia decidió donar sus órganos

Guía de Regalos

Un donante de órganos pudo haber fallecido por sobredosis de fentanilo
Cerca de 300 personas murieron por sobredosis relacionadas con el Fentanyl
Foto: Archivo / La Opinión

Han pasado cuatro años desde que Cole Hartman, de ocho años, falleciera en el centro médico Ronald Reagan de UCLA, donde llegó en estado crítico tras sufrir un paro cardiaco después de casi ahogarse en la lavadora de su casa en Castaic.

Ahora, Denise Bertone, investigadora forense, alega que el anestesista le dio a Hartman una dosis fatal de fentanilo para acelerar su muerte y aumentar la probabilidad de que sus órganos pudieran ser donados sin daños.

Los paramédicos consiguieron que el corazón del pequeño Hartman volviera a latir, pero no que saliera del coma ni  que pudiera mantenerse con vida sin la ayuda de un ventilador.

Los médicos de la unidad de cuidados intensivos pediátricos de UCLA le dijeron a la familia de Cole que el niño no estaba muerto, pero que “nunca recuperaría una función neurológica normal y que “nunca podría despertar”, según una entrada en su historial médico.

Los Hartman decidieron entonces sacar a Cole del soporte vital y donar sus órganos. Fue retirado del respirador, y 23 minutos después, declarado muerto por un anestesista.

En el momento de la autopsia, Bertone planteó preguntas sobre la dosis del analgésico fentanilo, fármaco 100 veces más poderoso que la morfina, administrada al niño y presionó para volver a examinar el caso, hasta que posteriormente, un examinador médico señaló toxicidad de fentanilo como probable causa de muerte.

Detectives de homicios del Departamento de Policía de Los Ángeles (DPLA) junto al fiscal del distrito están ahora investigando si se trata de un homicidio o de un caso de negligencia médica.