¿Por qué Cristiano Ronaldo, Messi y otros cracks sufren tanto con el fisco en España?

Los números son fríos y aunque frecuentemente se dice que los futbolistas no obran con dolo, es un hecho que las autoridades hacendarias están sobre ellos y que la ley, justa o injusta, es muy clara
¿Por qué Cristiano Ronaldo, Messi y otros cracks sufren tanto con el fisco en España?
Cristiano Ronaldo es el perseguido más reciente por el fisco español, pero otros como Messi, Neymar o Mascherano lo han padecido.
Foto: Mario Cruz / EFE

La publicación hecha por la BBC británica y el diario español Marca durante la tarde del viernes anterior ha dejado helada a la mitad de la capital de España. El apasionado merengue del fútbol se enteraba hace algunos días acerca de la aparente decisión de Cristiano Ronaldo respecto a abandonar inmediatamente al Real Madrid por sentirse maltratado en España luego de hacerse público un supuesto adeudo al fisco de ese país por más de 16 millones de dólares.

Según los medios mencionados, el portugués, concentrado en Rusia para la Copa Confederaciones iniciada el sábado, habría hecho del conocimiento de sus compañeros de Portugal su determinación por sentir, además, poco firme la defensa de su club ante los señalamientos de la fiscalía española.

El tribunal supremo de España consideró que el incumplimiento fiscal del portugués, ocurrido, afirman, entre 2011 y 2014, es un “incumplimiento voluntario y consciente de sus obligaciones tributarias”. De corroborarse esta acusación Ronaldo podría enfrentar una multa de hasta 28 millones de dólares y una condena de hasta siete años de prisión.

Sin embargo, el de Ronaldo es tan sólo un episodio más de los muchos casos de futbolistas enlodados en su relación con el fisco, sobre todo con el español, lo cual no resulta nada fuera de lo común si consideramos que es en ese país donde cohabitan el grueso de las figuras más relevantes del balompié mundial.

Messi y su gran derrota

La impresión a la distancia aparenta que hoy día no importa cómo te llames para las autoridades fiscales españolas. Coincidentemente a la situación actual de Cristiano Ronaldo en Madrid, Lionel Messi y Jorge, su padre y representante, libraron una larga batalla por un tema similar en la cual recientemente sufrieron un duro revés.

Los Messi fueron sentenciados por la Audiencia de Barcelona a 21 meses de cárcel tras recibir un veredicto adverso por tres delitos de fraude fiscal ocurridos entre 2007 y 2009, además de verse obligados a pagar una multa mayor a dos millones de dólares. La defensa de los argentinos ha anunciado su determinación de apelar la determinación de la autoridad.

En el caso de Messi se destaca que en 2015 hizo un pago a Hacienda superior a los 58 millones de dólares para atenuar las cosas al dar muestra de buena voluntad de cumplir, de forma tardía, por supuesto, sus obligaciones fiscales, pero al paso del tiempo se demostró que fue insuficiente.

De cualquier manera, el mejor futbolista del mundo y su padre no pisarán la prisión catalana porque en España quienes han sido condenados a penas menores a los dos años de cárcel, y además carecen de antecedentes penales, rara vez cumplen su condena tras las rejas.

Es muy importante hacer notar la línea coincidente en prácticamente todos estos procesos de futbolistas envueltos en problemas por no cumplir con sus obligaciones fiscales. Las figuras del balompié se meten en líos por la poca o nula transparencia de sus ingresos referentes a los conceptos de explotación de su imagen.

Los embrollos de Ronaldo como de Messi y tantos otros jugadores presentan esta coincidencia. No son citados y enjuiciados por la posible falta de pago de los impuestos referentes a su salario en los clubes donde juegan, sino por no hacer lo propio en la línea de sus muy jugosas entradas monetarias por comercializar con su persona fuera del terreno de juego.

En defensa de los cracks

Para Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, la ley hacendaria en España ha presentado varios cambios en los últimos años, los cuales dejan sin seguridad jurídica a los futbolistas, sus agentes y asesores fiscales y esto ha traído como consecuencia este volar de cartas con futbolistas como Messi, Alexis Sánchez, Xabi Alonso, Javier Mascherano y, la semana anterior, Cristiano Ronaldo, entre muchos otros.

Según el dirigente es fundamental para los jugadores que deseen probar suerte en la Liga de España llegar con una seguridad jurídica que les permita, además de decantarse por esa liga, vivir tranquilamente en ella.

“Los agentes y asesores fiscales de los futbolistas están sufriendo porque no saben cómo hacerlo, porque el criterio va cambiando”, señala el catalán, quien remata contundente con el siguiente juicio: “Se ha cometido una injusticia con algunos futbolistas”.

En el mismo sentido declaró esta semana Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional en España, quien mucho batalla para lograr que esta competencia alcance los niveles de audiencia, popularidad y marketing de los cuales presume la Premier League inglesa, sin duda el torneo local de fútbol mejor comercializado del mundo.

Para Tebas “Ronaldo es inocente. No debemos ser tan determinantes porque se le ha denunciado, hay que esperar para ver cómo terminan las cosas. No pienso criminalizar al jugador ni a nadie”.

El abogado y empresario español también cree en la inocencia de Messi (quien también consideró dejar el fútbol español por los problemas con la autoridad recaudatoria).

“Por mucho que vaya a un notario a firmar, Messi desconoce las consecuencias fiscales que pueda tener, por lo tanto, no tenía ningún ánimo de defraudar”, declaró Tebas.

Los argumentos de los aparatos legales de los futbolistas en apuros defienden la misma tesis: “Los jugadores se dedican a su preparación física y en intentar ofrecer su mayor nivel futbolístico semana a semana y dejan en terceros las obligaciones fiscales, los cuales, en ocasiones, caen en interpretaciones diferentes de la ley o cometen errores, pero nunca, afirman, con dolo”.

Como sea, en España parece haber una cacería de brujas referente a este tema y, es el temor oculto de Tebas y otros empresarios dedicados al negocio del fútbol que de no cambiar esto pronto quizá algunas figuras, como ya lo pensó Messi y ahora amenaza Ronaldo, se decidan a emigrar a una liga donde su relación con el fisco sea mucho más sencilla y cordial.

47%

de sus ingresos es lo que debe tributar un futbolista profesional en España desde 2015; antes sólo era el 24%

50%

es la parcialidad del ingreso que debe pagar por concepto de impuestos un futbolista en Inglaterra

45%

del salario de los jugadores en la Liga en Alemania se va para el fisco

43%

de los ingresos de los futbolistas recauda la oficina hacendaria en la Liga de Italia

Otros casos notables

Neymar Jr.

Es todo un tema porque el estelar brasileño tiene juicios abiertos en su país natal, donde le condenaron a pagar 50.3 millones de dólares, mientras que en España la fiscalía pugna por un castigo de dos años de cárcel y una multa de 11 millones de dólares, todo ello por lo turbio de su fichaje por el Barcelona.

Ángel Di María

El volante argentino ( foto) devolvió a hacienda en España cerca de cuatro millones de dólares tras reconocer haber incurrido en fraude fiscal cuando jugaba para el Real Madrid; sin embargo, semanas atrás, ahora en Francia, la policía local registró su casa al investigar otro delito fiscal relacionado con sus derechos de imagen.

Jose Mourinho

El estratega portugués es investigado en España por presuntamente haber inventado gastos para declarar menos impuestos cuando fue técnico del Real Madrid.

Javier Mascherano

El futbolista argentino del Barcelona pactó una pena de un año de cárcel (que no cumplirá preso) y devolvió poco más de 911,000 dólares al fisco español tras ser encontrado culpable de ocultar sus ingresos por derechos de imagen en los ejercicios de 2011 y 2012.

Samuel Eto’o

¡Vaya que tiene problemas! El delantero camerunés, exestrella del Barcelona, es acusado de cuatro delitos por su impago de impuestos correspondiente a los ejercicios de 2006 a 2009. El exfutbolista del Barcelona podría enfrentar una pena de 10 años de cárcel porque le piden un pago de 4,332,411 dólares.