Una ola de calor provoca la primera alerta Flex del año

¿Cómo ahorrar energía durante esas horas de calor sofocante? Algunos consejos útiles
Una ola de calor provoca la primera alerta Flex del año
Ola de calor en California.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

No más aparatos de aire acondicionado funcionando a máxima potencia. El Operador Independiente del Sistema estatal (ISO, por sus siglas en inglés) ha anunciado este martes la necesidad de ahorrar electricidad desde las 2 a las 9 p.m. de hoy martes y mañana miércoles, 21 de junio. Petición difícil de cumplir cuando se espera que las temperaturas en el valle del Condado de Los Ángeles superen los 100 grados.

Cuando se prevé un aumento en el consumo de energía, como sucede durante olas de calor significativas, es habitual que se inste a la población a reducir su consumo de electricidad. “Si la demanda comenzase a desbordar la oferta que podemos ofrecer, entonces tendríamos que salir y pedir interrupciones rotatorias de energía”, dijo Steven Greenle, portavoz de ISO a KPCC.

La última alerta Flex se activó en junio de 2016, momento en el que se registró una reducción de 500 megavatios gracias a la cooperación de los ciudadanos. “Eso significa que la gente ahí fuera respondió, ellos apagaron sus aires acondicionados, ayudaron a ahorrar electricidad”, afirmó Greenle.

CONSEJOS PARA AHORRAR ELECTRICIDAD

Durante el periodo temporal que rige la alerta Flex, de 2 a 9 p.m. de este martes y del miércoles, resulta útil seguir estos simples consejos:

  • Lo más fácil: apagar luces y electrodomésticos innecesarios
  • Ajustar el aire acondicionado a 78º o más cuando se esté en casa y apagarlo cuando se salga fuera: subirlo 5° más de lo habitual puede traducirse en una factura un 20% más barata
  • Cerrar ventanas y puertas durante las horas de más calor
  • Cerrar cortinas y dobles ventanas que reciban la luz directa del sol
  • Limpiar o reemplazar el filtro del aire acondicionado: uno sucio consume más energía y supone un mayor gasto de dinero.
  • Usar ventiladores de techo

CALOR SIN PRECEDENTES EN DEATH VALLEY

Para quienes viven en el área desértica de Death Valley, allí donde se registró la temperatura más alta del planeta en el año 1913 (134 grados), no lo tienen nada fácil para despegarse del aire acondicionado. Si no que se lo digan a los trabajadores del restaurante Wrangler en Fuarnace Creek, quienes tuvieron que cancelar este martes su servicio de desayuno a las 8 a.m. porque el sistema de aire acondicionado dejó de funcionar repentinamente.

“No podemos hacer pasar a los clientes por esto, hace demasiado calor”, dijo John Kukreja al LA Times, director de operaciones del resort de lujo Oasis Fuarnace Creek. “En su lugar, hemos decidido preparar sándwiches para nuestros huéspedes”, añadió.

Ante esta ola de calor, con temperaturas por encima de los 120 grados, los funcionarios de la sede central del Parque Nacional de Death Valley, situada a 190 pies bajo el nivel del mar, se preparan para las enfermedades relacionadas con el calor; además de accidentes y lesiones.

A principios de este mes, una mujer sufrió quemaduras de tercer grado en sus pies después de caminar media milla sobre la arena caliente. “Había perdido sus sandalias en las dunas de arena de Mesquite”, explicó el portavoz del parque, Abby Wines, en un comunicado.

Aunque pueda parecer inimaginable, la temperatura acumulada del suelo puede superar los 200 grados. “Para ponerlo en perspectiva”, comparó Wines, “160 grados son suficientes para cocinar carne”.