Casa Blanca: firmar las dos leyes anti-indocumentados es una prioridad

Buscan más severidad contra deportados que reingresen a EEUU y así como el bloqueo de recursos a Ciudades Santuario
Sigue a La Opinión en Facebook
Casa Blanca: firmar las dos leyes anti-indocumentados es una prioridad
La Cámara de Representantes espera votar los dos proyectos antes de que termine esta semana
Foto: Michael Reynolds / Getty Images

El presidente Donald Trump está a la espera de la firma de dos proyectos de ley destinados a frenar la inmigración ilegal en EEUU, según dijo el secretario de prensa, Sean Spicer.

Spicer dijo este lunes que se espera que la Cámara finalmente de trámite y vote tanto la Ley en contra de las ciudades santuario, así como la Ley de Kate al final de esta semana.

El proyecto de ley “No Santuario para Criminales” busca retener los recursos del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Justicia a estados y localidades que no cumplan con las órdenes de detención federales de inmigración.

Este ley también protegería a estas localidades de posibles demandas por cumplir con estas órdenes de detención. De igual forma permitiría a las víctimas de los crímenes cometidos por indocumentados liberados demandar a estas localidades por no prestar ayuda a las autoridades migratorias de EEUU.

Por su parte la “Ley de Kate”, aumentaría las penas para las personas que intentan reingresar a los Estados Unidos después de haber sido deportadas.

Este ley lleva el nombre de Kate Steinle, quien murió el año pasado en San Francisco por los disparos cometidos por Francisco Sánchez, un indocumentado que había sido deportado varias veces y que aun así había logrado reingresar a EEUU.

Spicer aseguró que estos dos proyectos de ley son “prioridades principales para el presidente”, y que la lucha contra la inmigración ilegal es “un problema que debe unir a todos los estadounidenses en dos partes principales.”

 “Esperamos que firmemos estas dos leyes” añadió Spicer.

Por último el secretario de prensa de la Casa Blanca concluyó explicando que estas dos leyes serán una herramienta vital en la lucha por el desmantelamiento de las Maras MS-13.

Desmantelar esta organización delictiva con sede en El Salvador y con gran presencia en EEUU,  se ha convertido en una obsesión para la administración de Donald Trump.