“Soñadores” de Arizona se juegan su última carta para acceder a matrículas reducidas

Los "soñadores" podrían comenzar a pagar hasta tres veces más por recibir la misma educación
Sigue a La Opinión en Facebook
“Soñadores” de Arizona se juegan su última carta para acceder a matrículas reducidas
La Corte de Apelaciones de Arizona decidirá el futuro de miles de estudiantes indocumentados
Foto: Kevork Djansezian / Getty Images

Los estudiantes de Arizona amparados por la Acción Diferida (DACA) se juegan su última carta para mantener colegiaturas como residentes y presionan a la Junta Directiva de los Colegios Comunitarios del Condado Maricopa (MCCCD), que hoy podría votar al respecto.

“Este voto será decisivo, lo que les puede cambiar completamente sus vidas a los soñadores”, dijo a Efe Karina Ruiz, joven indocumentada y presidenta de la Coalición del Acta Sueño de Arizona (ADAC).

La semana pasada los soñadores recibieron un duro golpe cuando la Corte de Apelaciones de Arizona decidió que no eran elegibles para recibir tarifas de colegiaturas como residentes del estado, ya que consideran que DACA no les otorga una residencia legal en Estados Unidos.

El caso legal a favor de los soñadores esta encabezado por MCCCD, por lo que para seguir con el caso legal y apelar ante la Corte de Apelaciones de Arizona deben de votar y aprobarlo.

El tiempo apremia ya que solo tienen 30 días para presentar esta apelación después del veredicto de la Corte de Apelaciones.

“Los soñadores que están actualmente en universidades y colegios comunitarios podrían comenzar a pagar tan pronto como el próximo semestre colegiaturas hasta tres veces más altas, es demasiado el incremento, por eso estamos apelando a la junta directiva para que no desistan de seguir con la batalla”, explicó Ruiz.

Diversas organizaciones planean presentarse esta noche ante la junta directiva de MCCCD para contarles sus historias y pedirles su apoyo, algo que no será una tarea fácil.

La junta directiva está integrada por siete miembros, en su mayoría del Partido Republicano y que están también bajo una fuerte presión por parte de grupos conservadores que pretenden que se les retire el apoyo a los “soñadores”.

A esto se le agrega también el costo monetario que tendrá el seguir con el caso legal y las posibilidades de ganar un caso relacionado con el tema migratorio en un estado conocido por ser conservador y líder en leyes antiinmigrantes.

“Estamos trabajando muy duro para lograr los cuatro votos que necesitamos. Creemos que es posible, pero no podemos decirlo aún con certeza que lo lograremos”, dijo a Efe Alfredo Gutiérrez, miembro de la junta directiva de MCCCD y exlegislador estatal de Arizona.

Explicó que si no se logran estos votos en Maricopa, se acaba el caso legal: “Estamos solos y si no tenemos los votos hasta aquí llega el caso, ya no habrá colegiaturas como residentes para los ‘soñadores’ en las universidades y colegios comunitarios”.

El caso del estado de Arizona se basa en la ley estatal 300, aprobada por los votantes en 2006 y que niega tarifas como residentes a estudiantes “sin papeles”, sin importar cuántos años lleven viviendo en el estado o que se hayan graduado de escuelas secundarias locales.

En 2012, cuando el entonces presidente, Barack Obama, anunció DACA, MCCCD comenzó a otorgar tarifas como residentes a estudiantes amparados con este programa.

Sin embargo, el estado de Arizona los demandó al argumentar que estaban violando la ley estatal 300.

Una corte de primera instancia falló a favor de los “soñadores” por lo que las universidades y otros colegios optaron por la misma medida, pero ahora tras el fallo legal en su contra de la Corte de Apelaciones de Arizona, el futuro de los jóvenes estudiantes es nuevamente incierto.

Un grupo de 35 jóvenes, encabezada por miembros de LUCHA Arizona, viajó desde Tucson para poder acudir a la reunión de MCCCD y dar su apoyo a los alumnos indocumentados del condado de Maricopa.

“Cada centavo que reuní este ultimo año será para mi matricula de otoño. Yo solo quiero tener la misma oportunidad para tener una educación”, dijo a Efe Ana Rodríguez, uno de los 28.000 jóvenes amparados con DACA que se calcula hay en Arizona.

Los “soñadores” no son elegibles para obtener becas estatales y ayuda financiera federal para seguir con sus estudios universitarios por lo que muchos de ellos tienen más de un empleo para cubrir sus estudios.