Aún operan las empresas del narcotraficante ligado a Rafa Márquez y Julión Álvarez

Las autoridades mexicanas se apoderaron de decenas de negocios pertenecientes al narcotraficante Raúl Flores Hernández
Aún operan las empresas del narcotraficante ligado a Rafa Márquez y Julión Álvarez
Julión Álvarez y Rafa Márquez están en un gran problema./Archivo
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – La Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (OFAC) dijo este miércoles que la Procuraduría General de la República (PGR) se apoderó de decenas de empresas pertenecientes al narcotraficante Raúl Flores Hernández a quien se le acusa de una red de lavado de dinero que incluye al futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez.

Así no debería estar operando el Grand Casino de Guadalajara, pero lo cierto es que este diario constató vía telefónica que la empresa sigue operando “las 24 horas del día”, según dijo una de sus empleadas.

De igual manera siguen con normalidad algunas de las más importantes firmas que Flores creó gracias a una red que incluye a narcos y testaferros (o prestanombres como se les conoce en México).

El Grand Casino, por ejemplo, mantiene sus promociones de la “Hora del Papá” y la “Bolsa de la mamá” y la gran tertulia en honor de las “Fiestas Mexicanas” así como los “Megasorteos millonarios” que incluyen autos y más de 300 premios. Todo con permiso de la Secretaría de Gobernación.

Desde la página de Facebook también se puede ver a un sonriente Rafael Márquez promoviendo su clínica en Puerto Vallarta de la empresa Prosport & Health con la que habría lavado dinero y a través de la cual ofrece rehabilitación física, acondicionamiento y lesiones músculo esqueléticas.

“Seguimos con los mismos horarios”, dijo una mujer que brindó información telefónica.

Ricardo Álvarez, representante de la firma Guiartys negó -en conferencia con Impremedia- que fueran parte del consorcio musical Noryban Productions a pesar de que en su página web aparecen con la misma dirección para ofrecer servicios directos con artistas como la Arrolladora Banda Limón, Mijares, Yuri o La Poderosa.

“No tenemos nada que ver”, dijo apenas una hora después de subir un video promocional de Julión Alvarez.

Las 42 empresas “fichadas” en México van de los deportes y recreación, salud y rehabilitación, hospitalidad, turismo y producción de música como las antes mencionadas así como restaurantes y bares (Camelias Bar y Nocturnum) y hasta el Club Deportivo Morumbi, que tiene una escuela que envía jugadores de futbol de primera división desde Jalisco al equipo Jaguares de Chiapas, cuyos números de atención están fuera del área de servicio y su página oficial deshabilitada.

La mayoría están registradas en el estado mexicano de Jalisco, sin embargo dos están registradas en el estado de Sinaloa  y otras operan sucursales en varios estados, incluyendo Michoacán y Coahuila.

Lo cierto es que las compañías tenían una buena imagen ante la comunidad donde estaban establecidas durante años y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda no había dado indicios de sospechas.

“A diferencia de OFAC, en México el gobierno no está obligado de hacer públicas sus listas de sospechosos”, detalla a este diario el analista de seguridad Alejandro Hope. “La investigación del lavado de dinero en México adolece de problemas de diseño  porque quien investiga es Hacienda pero quien judicializa es la Procuraduría Geneal de la República y la cooperación no siempre es efectiva”.

Hope considera que no se debe tomar como verdad absoluta lo que dice el Departamento del Tesoro respecto a los testaferros como Rafael Márquez: “En ocasiones ha resultado ser información falsa y aún se tiene que tomar en cuenta la presunción de inocencia.