Una foto revela por qué David Beckham también es un “crack” como padre

4,000 piezas no son nada con tal de ver sonreír a su pequeña
Una foto revela por qué David Beckham también es un “crack” como padre
David Beckham tiene un nuevo negocio.
Foto: Getty Images

Por si quedaba alguna duda de que David Beckham era un marido y un padre perfecto, el exfutbolista acaba de demostrar que desde que se retiró del terreno de juego vive dedicado en cuerpo y alma a sus cuatro hijos mientras su esposa Victoria continúa construyendo su imperio en el mundo de la moda.

La última tarea que le ha tocado afrontar al guapo deportista para contentar a uno de sus retoños -en este caso la pequeña Harper- ha sido construir un castillo Disney a partir de 4,000 piezas de Lego.

“Página 1 del castillo Disney. 4,000 piezas y 490 páginas de instrucciones. Puede que parezca confundido, pero estoy muy emocionado”, anunciaba el pasado miércoles cuando afrontó el reto, que ahora por fin ha conseguido terminar con mucha paciencia.

“He acabado a la una de la madrugada… Alguien se va a llevar una sorpresa muy agradable por la mañana”, anunciaba Beckham, no sin cierto orgullo, en su perfil de Instagram junto a una fotografía en la que aparecía posando junto a su obra ya acabada con un aspecto evidentemente cansado.

Como dato curioso, la imagen compartida por Beckham para mostrar el resultado final de sus horas de trabajo también revela que ha vuelto a apostar por uno de sus habituales cambios de imagen, rescatando la media melena lisa que ya había lucido en el pasado. En las últimas publicaciones que había compartido en sus redes sociales, como por ejemplo las de su visita al palacio de Buckingham para celebrar el cumpleaños de su benjamina, el también modelo aparecía con el pelo recogido en un apretado moño que conseguía dar la ilusión de que en realidad lo llevaba corto, razón por la cual su nuevo look ha cogido ahora por sorpresa a sus seguidores, que se dividen entre quienes le ven tan favorecido como siempre y quienes encuentran ese estilo de peinado demasiado retro.