El público tiene derecho a datos recopilados por la policía, dice Corte Suprema de California

Usando cámaras montadas en sus patrullas y postes de luz, la policía fotografía las placas de millones de autos

Guía de Regalos

El público tiene derecho a datos recopilados por la policía, dice Corte Suprema de California
Un agente del LAPD frente a pantallas que vigilan el área de Skid Row.
Foto: Chris Martínez / La Opinión

Cada semana, los departamentos de Policía y del Sheriff de Los Ángeles utilizan cámaras montadas en sus patrullas y postes de luz para fotografiar las placas de tres millones de automóviles, llevando un registro de la hora del día y la ubicación de cada auto, ya sea cuando esté estacionado o viajando por las calles.

Es ampliamente conocido que la policía utiliza esta información para encontrar autos robados y para rastrear a sospechosos. Pero la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) quería saber para qué más se emplea.

“La policía utiliza las placas de los autos para recopilar datos sobre la ubicación y los movimientos de millones de conductores angelinos que no son sospechosos de ningún crimen”, dijo Peter Bribing, abogado de la ACLU, en entrevista con la radioemisora KPCC. “Esto representa una grave amenaza a la privacidad, y el público tiene derecho de saber cómo se maneja el programa [de registro de placas]”.

Por ello, la ACLU presentó una demanda en contra del Departamento de Policía y el Departamento del Sheriff de Los Ángeles, alegando que los ciudadanos tienen derecho a la información que está siendo recopilada por los agentes encargados de la aplicación de la ley.

La policía, sin embargo, argumentó que los datos son parte de sus investigaciones y, por lo tanto, información que las agencias no son obligadas a divulgar bajo la Ley de Registros Públicos de California de 1968.

La policía también dijo temer que divulgar la información podría revelar quién está bajo investigación, así como sus patrones policiales y técnicas de investigación.

La Corte Suprema estatal no le encontró mérito a esos argumentos y anuló una sentencia de un tribunal inferior que acordó con la policía, diciendo que la recopilación de datos de manera tan indistinta y amplia no puede ser categorizada como parte de una investigación.

Sin embargo, citando preocupaciones de privacidad, el tribunal dijo que el público no tiene derecho a los datos brutos, y envió el caso de nuevo al juez del juicio para determinar cómo mantener secretas las identidades de los conductores.