Si tienes mala memoria no desesperes, éste puede ser el motivo

Todos olvidamos detalles del día a día, inclsuso nombres o fechas
Si tienes mala memoria no desesperes, éste puede ser el motivo
La zona del hipocampo es donde se almacenan los recuerdos.
Foto: Wikimedia Commons / Bobjgalindo

Tener una memoria rápida o poderrecordar algo concreto es, ciertamente, algo que viene muy bien en la escuela. También viene bien en el trabajo o cuando te presentan a alguien, ¡no está de más poder recordar su nombre!

Dicho esto, olvidar nombres o determinados hechos nos sucede a todos en algún momento. Sin embargo, cuando sucede, no es inusual sentirse ligeramente mal por haber tenido un “lapsus cerebral”. Después de todo, no hay nada peor que ir al supermercado y olvidar lo que ibas a comprar.

Si, al igual que el resto de nosotros, se pregunta por qué a veces se olvida cosas aparentemente fáciles, la respuesta es que no solo es normal, sino que no hay nada malo en absoluto.

De hecho, un estudio realizado por la publicación Neuron Journal sugiere que el olvido es ,en realidad, un proceso natural del cerebro  y que hacerlo puede resultar en ser más inteligente.

Nuestro cerebro es mucho más inteligente de lo que pensamos. Tanto, que el hipocampo (donde se almacenan los recuerdos) almacena solamente los detalles más importantes.

Esto nos ayuda a “optimizar la toma inteligente de decisiones, manteniendo lo que es importante y dejando ir lo que no es”.

Esta teoría tiene sentido cuando se piensa en cómo es más importante recordar la cara de alguien que el nombre. Ambos detalles podrían ser ideales para propósitos sociales, pero si estuviéramos en el reino animal, recordar a alguien o algo de la cara como una amenaza nos mantendría con vida. No tanto recordar su nombre.

El cerebro no sólo decide lo que es importante recordar, en realidad retiene nuevos recuerdos y sobrescribe los antiguos.

Cuando un cerebro está demasiado lleno de recuerdos, éstos pueden interferir entre sí y perjudicar  la toma de decisiones eficientes.

De ninguna manera podemos justificar olvidarnos de todo, pero no pasa nada olvidar un detalle menor de vez en cuando. Es incluso saludable.

Así que, la próxima vez que se olvide de algo, sólo recuerde que es su cerebro está haciendo su trabajo.