Hombre asesinado por agente de Huntington Beach sufría esquizofrenia, según familia

Dillan padecía esquizofrenia paranoide por el uso de drogas y había llegado a vivir en la calle
Hombre asesinado por agente de Huntington Beach sufría esquizofrenia, según familia
Varias personas han rendido homenaje a la víctima en Huntington Beach
Foto: Mindy Schauer / The Organge County Register

El hombre asesinado por la policía frente a una tienda 7-Eleven el pasado viernes en Huntington Beach era un veterano de la Marina con antecedentes de adicción a las drogas y enfermedad mental, quien había sido puesto en libertad condicional una semana antes del tiroteo, de acuerdo con a su familia y los registros estatales publicados este lunes.

El hermano de la víctima, Brandon Tabares, aseguró a KPCC que la vida de su hermano Dillan, de 27 años, comenzó a “desbaratarse” después de dar positivo en marihuana durante un test de drogas, por lo que fue expulsado de la Marina hace cinco años.

Según Brandon, su hermano usaba marihuana para combatir la depresión y un matrimonio fracasado, pero poco después empezó a consumir metanfetaminas y a vivir en la calle.

“Siempre estaba drogado, tan colocado que había sido diagnosticado esquizofrénico paranoico inducido por el uso de drogas”, dijo Brandon sobre su hermano a KPCC. Su familia en varias ocasiones intentó ayudarle y fue tratado en diversas instalaciones psiquiátricas.

Dillan Tabares había sido arrestado en varias ocasiones en California y puesto en libertad condicional el pasado 14 de septiembre después de cumplir unos 18 meses condenado por un delito grave, según los registros estatales de libertad condicional.

En el vídeo se ve a Tabares forcejeando con un oficial en el suelo, le quita algo de su cinturón y poco después, el agente le dispara en repetidas ocasiones. Para el jefe de policía de Huntington Beach, Robert Handy, no hay duda de que se trata de “una agresión a un oficial”, quien tenía el derecho de matar al sospechoso si sentía que su vida corría peligro.

Los miembros de la familia de Tabares han enviado una petición a la oficina del gobernador pidiendo entrenamiento adicional a los oficiales para evitar futuras situaciones violentas frente a personas que padecen alguna enfermedad mental.

Su hermano Brandon lamenta no poder conocer qué precedió a las terribles escenas que se muestran en el vídeo. “Nada me gustaría más que saber qué sucedió los momentos previos a que el vídeo comenzara”, dijo.