Medicina ambulante: sentencian a hombre que vendía medicamentos falsos desde su auto

Le encontraron más de 3,500 medicamentos apócrifos ilegales durante una investigación encubierta
Medicina ambulante: sentencian a hombre que vendía medicamentos falsos desde su auto
Cuando una medicina sale al mercado ha cumplido con una serie de estudios rigurosos, en los cuales se determina hasta cuándo su principio activo funcionará adecuadamente.
Foto: BBC

Medicina para el dolor, para la tos, para el catarro o píldoras de disfunción eréctil. Eso es lo que ofrecía Diego Rafael Álvarez, quien esta semana recibió una condena por vender medicamentos recetados falsos en múltiples ocasiones desde su vehículo.

Una investigación encubierta por parte del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) le incautó más de 3,500 de estas medicinas al acusado.

“Mi oficina, junto con nuestros socios en la LAPD, siempre luchará para proteger al público de los riesgos que representan los medicamentos falsificados”, dijo el procurador de la ciudad de Los Ángeles, Mike Feuer. “Las personas que negocian con los medicamentos falsificados representan una amenaza para la salud pública y la seguridad y los haremos responsables”.

Álvarez, de 50 años y residente de Elysian Park, no disputó los cargos de proveer ilegalmente una droga peligrosa y otro de posesión para la venta de una marca falsificada. A Álvarez se le ordenó realizar 30 días de trabajo comunitario y pagar $2,500 dólares en restitución y más de $7,000 dólares en multas y otras penalidades. También debe permanecer a 100 metros de distancia del 2055 al norte de la Calle Figueroa y no poseer ningún medicamento recetado a menos que le sea recetado por un médico certificado.

La acusación

En tres ocasiones por separado, entre el 21 de septiembre de 2016 y el 26 de febrero de 2017, Álvarez ofreció venderles a un investigador privado encubierto y un detective de LAPD paquetes falsificados de píldoras de disfunción eréctil desde su vehículo, un GMC Yukon color negro estacionado en la tienda Home Depot del 2055 al norte de la Calle Figueroa. Al investigar privado le ofreció tabletas amarillas y azules que contenían los mismos ingredientes activos que Viagra y violaban las marcas registradas a la empresa Eli Lilly y Pfizer, Inc. El detective también observó varios cientos de productos farmacéuticos falsificados en una caja de herramientas en el asiento del pasajero delantero del auto de Álvarez.

Una búsqueda subsecuente de la casa de Álvarez en Elysian Park recuperó un total de 3,563 productos farmacéuticos, de los cuales 3,498 pretendían contener los ingredientes activos que requieren una prescripción en los Estados Unidos. Álvarez no es un farmacéutico con licencia y no está calificado para vender productos farmacéuticos. El valor minorista estimado de los fármacos recuperados es de $9,177 dólares.